lunes, 11 de diciembre de 2017

Calendario Lunar. Fases de la luna 2018



Luna llena2 enero 2018
Cuarto menguante8 enero 2018
Luna nueva17 enero 2018
Cuarto creciente24 enero 2018
Luna llena31 enero 2018
Cuarto menguante7 febrero 2018
Luna nueva15 febrero 2018
Cuarto creciente23 febrero 2018
Luna llena2 marzo 2018
Cuarto menguante9 marzo 2018
Luna nueva17 marzo 2018
Cuarto creciente24 marzo 2018
Luna llena31 marzo 2018
Cuarto menguante8 abril 2018
Luna nueva16 abril 2018
Cuarto creciente22 abril 2018
Luna llena30 abril 2018
Cuarto menguante8 mayo 2018
Luna nueva15 mayo 2018
Cuarto creciente22 mayo 2018
Luna llena29 mayo 2018
Cuarto menguante6 junio 2018
Luna nueva13 junio 2018
Cuarto creciente20 junio 2018
Luna llena28 junio 2018
Cuarto menguante6 julio 2018
Luna nueva13 julio 2018
Cuarto creciente19 julio 2018
Luna llena27 julio 2018
Cuarto menguante4 agosto 2018
Luna nueva11 agosto 2018
Cuarto creciente18 agosto 2018
Luna llena26 agosto 2018
Cuarto menguante3 septiembre 2018
Luna nueva9 septiembre 2018
Cuarto creciente17 septiembre 2018
Luna llena25 septiembre 2018
Cuarto menguante2 octubre 2018
Luna nueva9 octubre 2018
Cuarto creciente16 octubre 2018
Luna llena24 octubre 2018
Cuarto menguante31 octubre 2018
Luna nueva7 noviembre 2018
Cuarto creciente15 noviembre 2018
Luna llena23 noviembre 2018
Cuarto menguante30 noviembre 2018
Luna nueva7 diciembre 2018
Cuarto creciente15 diciembre 2018
Luna llena22 diciembre 2018
Cuarto menguante29 diciembre 2018

martes, 3 de octubre de 2017

Declaración del Tirol (sobre las mejores prácticas en deportes de montaña)

(K2)

"Amplía tus límites,
abre tu espíritu
y aspira al máximo"
 
Aprobada por la Conferencia sobre "el futuro de los deportes de montaña", Innsbruck, Austria, del 6 al 8 de septiembre de 2002, apoyado por UIAA, OEAV y DAV, en el Año Internacional de las Montañas.

En todo el mundo hay millones de personas que practican el alpinismo, el excursionismo, el senderismo y la escalada en roca. En muchos países los deportes de montaña se han convertido en un factor muy importante de la vida cotidiana.

Difícilmente encontraremos otra actividad que abarque un espectro tan amplio de motivación como los deportes de montaña. Éstos no sólo ofrecen a la gente la oportunidad de conseguir objetivos personales, sino también practicar una importante actividad a lo largo de toda la vida. Entre los distintos motivos para estar activo en las montañas y rocas destacan los beneficios para la salud, el placer del movimiento, el contacto con la naturaleza e incentivos sociales, como la emoción por la exploración y la aventura.

La Declaración del Tirol sobre las mejores prácticas en los deportes de montaña, aprobada por la conferencia sobre el futuro de los deportes de montaña en Innsbruck el 8 de septiembre de 2002, contiene un conjunto de valores y máximas que aconsejan sobre las mejores prácticas en los deportes de montaña. No se trata de normas ni detalladas instrucciones, sino que:
  • Definen los valores fundamentales actuales de los deportes de montaña.
  • Contienen principios y normas de conducta.
  • Formulan los criterios éticos para la toma de decisiones en situaciones inciertas.
  • Presentan los principios éticos mediante los cuales la opinión pública pueda juzgar los deportes de montaña.
  • Instruye a los principiantes sobre los valores y principios morales de su deporte.

El propósito de la Declaración del Tirol es contribuir a conseguir que el potencial innato de los deportes de montaña se utilice como forma de esparcimiento y crecimiento como personas, así como para promover el desarrollo social, el entendimiento cultural y la conciencia medioambiental. Con este fin, la Declaración del Tirol aprovecha los valores tradicionales no escritos así como códigos de conducta inherentes al deporte y los amplía para conseguir las demandas de nuestros tiempos. Los valores fundamentales en los que se basa la Declaración del Tirol son vigentes para todos aquellos individuos que practican deportes de montaña en el ámbito mundial; ya sean excursionistas o senderistas, escaladores o alpinistas que pretenden llevar sus límites hasta elevadas altitudes. Incluso en aquellos casos en los que las directrices sobre la conducta sólo son importantes para una pequeña élite, una gran cantidad de las propuestas formuladas en la Declaración del Tirol están dirigidas a la comunidad de los deportes de montaña como un todo. Con estas sugerencias, lo que pretendemos especialmente es llegar a nuestros jóvenes, ya que ellos son el futuro de los deportes de montaña.

La Declaración del Tirol es un llamamiento para:
  • Aceptar los riesgos y asumir responsabilidades
  • Mantener tus objetivos según tus propios conocimientos y equipamiento.
  • Divertirse con medios adecuados e informar honestamente.
  • Esforzarse por lograr una buena práctica y no dejar nunca de aprender.
  • Ser tolerante, tener en cuenta al prójimo y ayudarse mutuamente.
  • Proteger el carácter salvaje y natural de montañas y acantilados
  • Apoyar a comunidades locales y su desarrollo sostenible.

La Declaración del Tirol se basa en la siguiente jerarquía de valores:
  • Dignidad humana – premisa según la cual los seres humanos han nacido libres e iguales en cuanto a la dignidad y los derechos y por tanto deberán tratarse unos a otros con espíritu de fraternidad. Deberá prestarse especial atención a que los hombres y mujeres tengan los mismos derechos.
  • Vida, libertad y felicidad – como derechos humanos inalienables y con especial responsabilidad en lo que se refiere a los deportes de montaña para contribuir a proteger los derechos de comunidades en zonas montañosas.
  • Mantener intacta la naturaleza – como responsabilidad para garantizar el valor ecológico y las características naturales de montañas y acantilados en todo el mundo. Esto incluye la protección de especies amenazadas de flora y fauna, sus ecosistemas y su paisaje.
  • Solidaridad – como oportunidad mediante la participación en los deportes de montaña para promover el trabajo en equipo, la cooperación y la comprensión y así superar los obstáculos de género, edad, nacionalidad, nivel de capacidad, origen social o étnico, religión o creencias.
  • Autoactualización – como posibilidad mediante la participación en los deportes de montaña de realizar un progreso significativo hacia importantes metas y conseguir la satisfacción personal.
  • Verdad – como reconocimiento de que en los deportes de montaña la honestidad es esencial para evaluar los logros. Si la arbitrariedad sustituye a la verdad, será imposible evaluar el rendimiento en la escalada.
  • Excelencia – como oportunidad mediante la participación en los deportes de montaña para luchar por objetivos anteriormente inalcanzables y para establecer estándares más elevados,
  • Aventura – como reconocimiento de que en los deportes de montaña la gestión del riesgo mediante la razón, conocimientos y responsabilidad personal es un factor esencial. La diversidad de los deportes de montaña permite que todos podamos elegir nuestra propia aventura, en la que deben equilibrarse las habilidades y los peligros.

Artículos de la Declaración del Tirol

Artículo 1 – Responsabilidad individual

MÁXIMA

Los alpinistas y escaladores practican su deporte en situaciones en las que se corren riesgos y en las que a veces no se dispone de ayuda exterior. Teniendo en cuenta esto, ellos practican esta actividad bajo su propia responsabilidad y son responsables de su propia seguridad. Los actos de los individuos no deberán poner en peligro a los que están a su alrededor ni al medio ambiente.

Artículo 2 – Espíritu de equipo

MÁXIMA

Los miembros del equipo deberán estar preparados para comprometerse con el fin de equilibrar los intereses y habilidades de todo el grupo.

Artículo 3 – Comunidad escaladora y alpinista

MÁXIMA

Debemos el mismo respeto a toda persona que nos encontremos en la montaña o en zonas rocosas. Incluso cuando se trata de condiciones de aislamiento o de mucha tensión, no deberíamos olvidar tratar a los demás como nos gustaría que lo hicieran con nosotros.

Artículo 4 – Viajes a países extranjeros

MÁXIMA

En calidad de huéspedes en culturas extranjeras, deberemos comportarnos siempre con educación y deberemos mantener la compostura con la gente de dicho país, nuestros anfitriones. Respetaremos las montañas sagradas así como otros lugares sagrados al tiempo que intentaremos beneficiar y ayudar a la economía local y la gente. La comprensión de otras culturas forma parte de toda la experiencia en la escalada.

Artículo 5 – Responsabilidades de los guías de montaña y otros líderes

MÁXIMA

Los guías de montaña profesionales, otros líderes y miembros de grupos deberán comprender sus respectivos papeles y respetar las libertades y derechos de otros grupos e individuos. Con el fin de estar preparados, los guías, líderes y miembros de grupos deberán conocer las demandas/peligros y riesgos del objetivo, poseer los conocimientos necesarios, experiencia y equipamiento adecuado, así como comprobar el tiempo y las condiciones.

Artículo 6 – Emergencias, peligro de muerte y fallecimiento

MÁXIMA

Con el fin de estar preparados frente a emergencias y situaciones que conlleven serios accidentes e incluso la muerte, todos los participantes en deportes de montaña deberán tener bien claros los riesgos y peligros así como la necesidad de poseer las habilidades adecuadas, conocimientos y equipamiento. Es necesario que todos los participantes estén preparados para ayudar al prójimo en caso de emergencia o accidente así como para afrontar las consecuencias de una tragedia.

Artículo 7 – Acceso y mantenimiento

MÁXIMA

Creemos que la libertad de acceso a las montañas y acantilados de forma responsable es un derecho fundamental. Siempre deberemos llevar a cabo nuestras actividades de modo sensible frente al medio ambiente y contribuir al mantenimiento de la naturaleza. Deberemos respetar las restricciones de acceso y las normas acordadas por escaladores con organizaciones y autoridades para el mantenimiento de la naturaleza.

Artículo 8 – Estilo

MÁXIMA

La calidad de la experiencia y el modo en cómo resolvamos un problema es más importante que el hecho de resolverlo. Luchamos por no dejar ningún rastro.

Artículo 9 – Primeros ascensos

MÁXIMA

El primer ascenso de una ruta o montaña es un acto creativo. Deberá realizarse en un estilo que como mínimo sea tan bueno como las tradiciones de la región y se deberá ser responsable con la comunidad de escalada local y las necesidades de futuros escaladores.

Artículo 10 – Patrocinio, publicidad y relaciones públicas

MÁXIMA

La cooperación entre patrocinadores y deportistas deber ser una relación profesional que beneficie al máximo los deportes de montaña. Es responsabilidad de la comunidad de los deportes de montaña, en todos sus aspectos, educar e informar a ambos medios y al público de forma constructiva.
 
Anexo 1 Máximas y directrices de la Declaración del Tirol

Artículo 1 – Responsabilidad individual

MÁXIMA

Los alpinistas y escaladores practican su deporte en situaciones en las que se corren riesgos y en las que a veces no se dispone de ayuda exterior. Teniendo en cuenta esto, ellos practican esta actividad bajo su propia responsabilidad y son responsables de su propia seguridad. Los actos de los individuos no deberán poner en peligro a los que están a su alrededor ni al medio ambiente.
  1. Nosotros elegimos nuestros objetivos según nuestros conocimientos actuales o bien los del equipo y según las condiciones en las montañas. También se debería considerar una opción válida el hecho de abstenerse de realizar el ascenso.
  2. Nos aseguramos de poseer la formación adecuada para conseguir nuestro objetivo, de haber planificado el ascenso o viaje cuidadosamente y de haber llevado a cabo los preparativos necesarios.
  3. Nos aseguramos de estar equipados adecuadamente en cada viaje y de saber cómo utilizar el equipamiento.

Artículo 2 – Espíritu de equipo

MÁXIMA

Los miembros del equipo deberán estar preparados para comprometerse con el fin de equilibrar los intereses y habilidades de todo el grupo.
  1. Todo miembro del equipo deberá tener en cuenta y ser responsable de la seguridad de los miembros de su equipo.
  2. No se deberá dejar solo a ningún miembro del equipo, si esto supone algún riesgo para su bienestar.

Artículo 3 – Comunidad escaladora y alpinista

MÁXIMA

Debemos el mismo respeto a toda persona que nos encontremos en la montaña o en zonas rocosas. Incluso cuando se trata de condiciones de aislamiento o de mucha tensión, no deberíamos olvidar tratar a los demás como nos gustaría que lo hicieran con nosotros.
  1. Hacemos todo lo posible por no dañar a otros y les avisamos de posibles peligros.
  2. Garantizamos que no se discrimine a nadie.
  3. En calidad de visitantes, respetamos las normas locales.
  4. No ponemos obstáculos ni molestamos a los demás más de lo que sea necesario. Dejamos pasar a grupos más rápidos. No ocupamos rutas por las que otros están esperando pasar.
  5. Nuestros informes sobre los ascensos reflejan sinceramente los acontecimientos del momento con todo detalle.

Artículo 4 – Viajes a países extranjeros

MÁXIMA

En calidad de huéspedes en culturas extranjeras, deberemos comportarnos siempre con educación y deberemos mantener la compostura con la gente de dicho país, nuestros anfitriones. Respetaremos las montañas sagradas así como otros lugares sagrados al tiempo que intentaremos beneficiar y ayudar a la economía local y la gente. La comprensión de otras culturas forma parte de toda la experiencia en la escalada.
  1. Trataremos siempre a la gente del país que se visita con amabilidad, tolerancia y respeto.
  2. Cumpliremos estrictamente las normas sobre montañismo puestas en práctica por el país anfitrión.
  3. Se recomienda leer sobre la historia, sociedad, estructura política, arte y religión del país que se visita antes de emprender el viaje para mejorar nuestro conocimiento de su gente y su entorno. Se recomienda solicitar asesoramiento oficial en caso de incertidumbre política.
  4. Asimismo, también es prudente desarrollar algunos conocimientos básicos del idioma de nuestro país anfitrión: formas de saludar, solicitar por favor o dar las gracias, los días de la semana, la hora, los números, etc. Es increíble ver cómo esta pequeña inversión mejora la calidad de la comunicación. De este modo, contribuimos al entendimiento entre las culturas.
  5. No dejaremos pasar nunca la oportunidad de compartir nuestros conocimientos sobre montañismo con gente del país que se muestre interesada. El mejor marco para el intercambio de experiencias se halla al unirse a expediciones con alpinistas del país que se visita.
  6. Deberemos evitar a toda costa ofender las creencias religiosas de nuestros anfitriones. Por ejemplo, no deberemos mostrar partes de nuestro cuerpo desnudas en aquellos lugares, en los que sea inaceptable por cuestiones religiosas o sociales. En caso de que ciertas expresiones de otras religiones estén más allá de nuestra compresión, seremos tolerantes y evitaremos juzgarlas.
  7. Ofreceremos toda la ayuda posible a los habitantes del lugar en caso de que la precisen. Por regla general, el médico de una expedición está en posición de cambiar considerablemente la vida de una persona gravemente enferma.
  8. Con el fin de beneficiar económicamente a las comunidades de montaña, compraremos productos autóctonos, siempre que sea viable, y aprovecharemos los servicios locales.
  9. Poseeremos el ánimo necesario para ayudar a las comunidades de montaña locales iniciando y apoyando facilidades que sean favorables a un desarrollo sostenible, por ejemplo, servicios de formación y educación o empresas económicas compatibles ecológicamente.

Artículo 5 – Responsabilidades de los guías de montaña y otros líderes

MÁXIMA

Los guías de montaña profesionales, otros líderes y miembros de grupos deberán comprender sus respectivos papeles y respetar las libertades y derechos de otros grupos e individuos. Con el fin de estar preparados, los guías, líderes y miembros de grupos deberán conocer las demandas/peligros y riesgos del objetivo, poseer los conocimientos necesarios, experiencia y equipamiento adecuado, así como comprobar el tiempo y las condiciones.
  1. El guía o líder deberá informar al cliente o grupo sobre los riesgos inherentes de un ascenso y el nivel de peligro actual y en caso de que posean la experiencia adecuada les implicará en el proceso de la toma de decisión.
  2. La ruta seleccionada deberá ser proporcional a los conocimientos y experiencia del cliente o grupo para así garantizar que sea una experiencia lúdica y productiva.
  3. En caso necesario, el guía o líder determinará los límites de su propia capacidad y cuando sea adecuado se dirigirá a los clientes o grupos para que sean más buenos colegas. Será responsabilidad de los clientes y miembros del grupo determinar si creen que un riesgo o peligro es demasiado grande y si se debe considerar el abandono u otra alternativa.
  4. En circunstancias tales como el alpinismo extremo y ascensos a elevadas alturas, los guías y líderes deberán dar instrucciones a sus clientes y grupos para garantizar que todos sean plenamente conscientes de los límites o de la ayuda que dichos guías y líderes pueden proporcionar.
  5. Los guías locales informarán a los colegas que les visiten sobre las características distintivas de la zona y las condiciones actuales.

Artículo 6 – Emergencias, peligro de muerte y fallecimiento

MÁXIMA

Con el fin de estar preparados frente a emergencias y situaciones que conlleven serios accidentes e incluso la muerte, todos los participantes en deportes de montaña deberán tener bien claros los riesgos y peligros así como la necesidad de poseer las habilidades adecuadas, conocimientos y equipamiento. Es necesario que todos los participantes estén preparados para ayudar al prójimo en caso de emergencia o accidente así como para afrontar las consecuencias de una tragedia.
  1. Ayudar a alguien en problemas deberá ser prioritario a conseguir los objetivos que nos propusimos en la montaña. El hecho de salvar una vida o reducir el daño en la salud de una persona herida se valora mucho más que el más duro de los principales ascensos.
  2. En caso de emergencia, si no se dispone de ayuda exterior y estamos en posición de ayudar, deberemos estar preparados para dar el apoyo que podamos a las personas en problemas siempre que sea viable sin poner en peligro nuestra propia vida.
  3. Deberá atenderse el máximo posible a aquél que esté herido de gravedad o se esté muriendo y ofrecerle todo el apoyo humano posible.
  4. En caso de que se trate de una zona muy remota y sea imposible recuperar el cuerpo, deberán proporcionarse indicaciones a los habitantes del lugar con la mayor exactitud posible con el fin de identificar el cuerpo.
  5. Las pertenencias personales, como la cámara, el diario, el bloc de notas, fotografías, cartas y otros enseres personales deberán guardarse y entregarse a la familia del difunto.
  6. Bajo ninguna circunstancia podrán publicarse fotografías del difunto sin el previo consentimiento de la familia.

Artículo 7 – Acceso y mantenimiento

MÁXIMA

Creemos que la libertad de acceso a las montañas y acantilados de forma responsable es un derecho fundamental. Siempre deberemos llevar a cabo nuestras actividades de modo sensible frente al medio ambiente y contribuir al mantenimiento de la naturaleza. Deberemos respetar las restricciones de acceso y las normas acordadas por escaladores con organizaciones y autoridades para el mantenimiento de la naturaleza.
  1. Respetamos las medidas para la preservación de entornos rocosos y montañosos así como la fauna y flora que sustentan y alentamos a nuestros compañeros alpinistas a que hagan lo mismo. Evitando el ruido, luchamos por reducir el máximo posible las molestias a la fauna.
  2. A ser posible, accedemos a nuestro destino con transporte público o bien con flotas de automóviles para minimizar el tráfico en las carreteras.
  3. Para evitar la erosión y no molestar a la fauna, nos mantenemos en los senderos durante los acercamientos y descensos y, en la selva, tomamos la ruta más compatible ecológicamente.
  4. Durante las épocas de cría y anidación de especies que residen en acantilados respetamos las restricciones de acceso de temporada. Siempre que nos enteremos de alguna actividad de cría, deberemos explicárselo a los compañeros y asegurarnos que se mantienen fuera del alcance de la zona de anidación.
  5. En los primeros ascensos, debemos tener cuidado de no dañar los biotopos o especies únicas de plantas y animales. Al equipar y reestructurar rutas, deberemos tomar todas las precauciones para minimizar el impacto medioambiental.
  6. Deben tenerse muy en cuenta las fatales consecuencias que puede tener el hecho de que un lugar se convierta en popular y se produzca la manipulación de parabolts. Si se concentra mucha gente puede llegar a haber problemas de acceso.
  7. Minimizamos el daño a las rocas utilizando las técnicas de protección menos perjudiciales.
  8. No sólo devolvemos nuestra propia basura a la civilización, sino que también recogemos la que hayan dejado otros.
  9. En caso de falta de instalaciones sanitarias, nos mantenemos a una distancia adecuada de casas, campamentos, arroyos, ríos o lagos al tiempo que defecamos y tomamos todas las medidas necesarias para evitar dañar el ecosistema. Evitamos ofender los sentimientos estéticos de otras personas. En zonas muy frecuentadas con un bajo nivel de actividad biológica, los alpinistas suelen tener problemas para ocultar sus heces.
  10. Mantenemos el campamento limpio, evitando el máximo posible la basura o bien disponemos nuestros residuos de forma adecuada. Todo el material de montaña, cuerdas fijas, tiendas y botellas de oxígeno, debe sacarse de la montaña.
  11. Intentamos mantener el consumo de energía al mínimo. Sobre todo, en países con escasez de árboles, evitamos cualquier acción que pueda contribuir a la disminución de los bosques. En países con bosques en peligro, deberemos llevar el combustible adecuado para preparar la comida de todos los participantes de la expedición.
  12. Deberá minimizarse el turismo con helicóptero, ya que perjudica la naturaleza o cultura.
  13. En caso de conflicto por temas de acceso, los propietarios de la tierra, las autoridades y las asociaciones deben negociar para encontrar soluciones satisfactorias para todas las partes.
  14. Nosotros tomamos parte activa en la puesta en práctica de dichas normas, sobre todo publicándolas y estableciendo la infraestructura necesaria.
  15. Junto con las asociaciones de montaña y otros grupos de conservación nos mantenemos activos en el ámbito político para proteger los hábitats naturales y el entorno.

Artículo 8 – Estilo

MÁXIMA

La calidad de la experiencia y el modo en cómo resolvamos un problema es más importante que el hecho de resolverlo. Luchamos por no dejar ningún rastro.
  1. Aspiramos a mantener el carácter original de todos los ascensos, sobre todo aquellos de significado histórico. Esto significa que los alpinistas no deberán aumentar la protección fija en rutas ya existentes. La excepción se cumple en caso de que haya consenso local, incluida la aprobación de los primeros que ascendieron, para cambiar el nivel de una protección fija colocando material nuevo o substituyendo el ya existente.
  2. Respetamos la diversidad de las tradiciones regionales y no trataremos de imponer nuestro punto de vista por encima de otras culturas alpinistas; tampoco aceptaremos que nos impongan su modo de hacer.
  3. Las rocas y montañas son un recurso limitado para la aventura que debe ser compartido por alpinistas con distintos intereses y durante muchas generaciones que están por venir. Sabemos que las generaciones futuras necesitarán encontrar sus propias nuevas aventuras en este recurso limitado. Procuramos manipular los peñascos y montañas de forma que no roben ninguna oportunidad al futuro.
  4. En una región en la que se aceptan los parabolts, se anhela poder mantener rutas, secciones de acantilados o acantilados completos sin parabolts para así mantener un refugio para la aventura y respetar los distintos intereses alpinistas.
  5. Las rutas protegidas de forma natural pueden ser tan divertidas y seguras para los alpinistas como las rutas llenas de parabolts. La mayoría de los alpinistas pueden aprender a colocar de forma segura protecciones naturales y deberían ser instruidos en el hecho de que esto enriquece la aventura y es una experiencia rica y natural con una seguridad comparable, una vez se han aprendido las técnicas.
  6. En caso de que los intereses del grupo sean distintos, los alpinistas deberán resolver sus diferencias con el diálogo y la negociación para evitar que se prohiba el acceso.
  7. Las presiones comerciales nunca deberán influir en la ética alpinista de una persona o zona.
  8. El buen estilo en las grandes montañas implica no utilizar cuerdas fijas, drogas para mejorar el rendimiento ni oxígeno embotellado.

Artículo 9 – Primeros ascensos

MÁXIMA

El primer ascenso de una ruta o montaña es un acto creativo. Deberá realizarse en un estilo que como mínimo sea tan bueno como las tradiciones de la región y se deberá ser responsable con la comunidad de escalada local y las necesidades de futuros escaladores.
  1. Los primeros ascensos deberán ser responsables con el medio ambiente y compatibles con las normativas locales, los deseos de los terratenientes y los valores espirituales de la población local.
  2. No estropearemos la montaña picándola o agujereándola.
  3. En las zonas alpinas, los primeros ascensos deberán realizarse exclusivamente desde abajo (sin prefijar material desde arriba).
  4. Una vez se muestre todo el respeto hacia las tradiciones locales, dependerá del primer montañero determinar el nivel de protección fija en su ruta (teniendo en cuenta los consejos del artículo 8).
  5. En zonas calificadas como selvas o reservas naturales por los gestores de los terrenos o bien por la comisión de acceso local, los parabolts deberán estar restringidos al mínimo absoluto para preservar el acceso.
  6. La perforación de agujeros y la colocación de herramientas de forma fija en el primero de los ascensos con asistencia deberá ceñirse estrictamente a un mínimo (deberá evitarse la colocación de parabolts así como la sujeción de anclajes de seguridad, a nos ser que sea absolutamente necesario)
  7. Las rutas de aventura deberán dejarse tan naturales como sea posible, confiando en la protección que se puede extraer, siempre que dispongamos de ella, y utilizando parabolts sólo cuando sea necesario y atenerse siempre a las tradiciones locales.
  8. El carácter independiente de las rutas adyacentes no deberá ponerse en peligro.
  9. Al informar sobre los primeros ascensos, será importante informar acerca de los detalles con la mayor exactitud posible. La honestidad e integridad de un alpinista se presuponen a no ser que se perciba una clara evidencia de que no es así.
  10. Las montañas de elevadas altitudes son un recurso limitado. Alentamos encarecidamente a los alpinistas a utilizar el mejor estilo posible.

Artículo 10 – Patrocinio, publicidad y relaciones públicas

MÁXIMA

La cooperación entre patrocinadores y deportistas deber ser una relación profesional que beneficie al máximo los deportes de montaña. Es responsabilidad de la comunidad de los deportes de montaña, en todos sus aspectos, educar e informar a ambos medios y al público de forma constructiva.
  1. La comprensión mutua entre el patrocinador y el deportista es necesaria para definir los objetivos comunes. Las distintas facetas de los deportes de montaña requieren una clara identificación de la experiencia específica de ambos, el deportista y el patrocinador, para maximizar las oportunidades.
  2. Con el fin de mantener y mejorar su nivel de rendimiento, los alpinistas dependen del apoyo continuo de sus patrocinadores. Por este motivo, es importante que los patrocinadores sigan apoyando a sus socios incluso después de varios fracasos. En ningún caso, el patrocinador podrá presionar al alpinista para mejorar su rendimiento.
  3. Con el fin de establecer una presencia fija en todos los medios, se deberán fijar y mantener claros canales de comunicación.
  4. Los alpinistas deberán ser muy realistas con los sufrimientos al informar sobre sus actividades. Una información detallada mejora no sólo la credibilidad del alpinista, sino también la reputación pública de su deporte.
  5. El deportista es el responsable final de mostrar al patrocinador y a los medios la ética, el estilo y la responsabilidad social y medioambiental citada en la Declaración del Tirol.

Anexo 2 El pluralismo de los deportes de montaña

El alpinismo moderno abarca un amplio espectro de actividades que van desde el excursionismo y los rocódromos hasta la escalada deportiva y el alpinismo. El alpinismo comprende modalidades extremas como el alpinismo a elevadas altitudes y el alpinismo de expedición en altas cordilleras como los Andes o Himalaya. Aunque las líneas divisorias entre las distintas modalidades de alpinismo no son en ningún caso estrictas, la siguiente clasificación permite presentar de forma comprensible la gran diversidad de los modernos deportes de montaña.

Excursionismo y senderismo

Realizar excursiones a refugios de montaña y cimas es la modalidad más extendida de alpinismo. A menudo, una excursión de varios días a las montañas y otras zonas boscosas, sobre todo fuera de los caminos trillados, suele denominarse "trek" o caminata. El excursionismo se convierte en una modalidad que precisa mucha más técnica de alpinismo cuando deben utilizarse las manos para poder avanzar.

Escalada de vías ferratas

Cada vez son más populares las rutas en terrenos rocosos empinados equipados con cables de acero y travesaños de hierro. La zona hasta ahora reservada para la escalada en roca técnica se ha hecho más accesible mediante una elaborada infraestructura y sistemas de protección especiales.

Alpinismo clásico

En esta categoría, un montañero escalará una roca hasta un estándar de la UIAA del nivel 3 y ascenderá hasta un nivel de 50º de pendiente en nieve y hielo. Los objetivos típicos de esta categoría de escalada son las rutas normales de picos en zonas alpinas.

Esquí de montaña

Los seguidores de esta clásica modalidad de alpinismo utilizan esquís alpinos o telemark para subir montañas o cruzar cordilleras enteras. Debido a la complejidad de los conocimientos que se requieren, esta disciplina se halla entre las modalidades de alpinismo de más demanda y también más peligrosas.

La jerarquía de los "deportes de escalada"

Un sistema para clasificar los distintos tipos de escalada, introducido por Lito Tejada-Flores, ha demostrado su ayuda a la hora de describir las distintas facetas que ha adquirido la moderna escalada técnica. Cada una de las especializadas modalidades del "deporte" de la escalada se define mediante una serie de normas, informales, pero precisas, formuladas con el fin de mantener la dificultad de dicha tarea, y por lo tanto su interés. Cuanto mayor es el peligro en una escalada concreta debido al entorno natural, más indulgentes serán las restricciones de uso del equipo técnico. Cuanto menor sea el riesgo, más estrictas serán sus "normas".

Escalada en rocódromos

En los rocódromos, a menudo las difíciles secciones de roca cercana al suelo pueden salvarse utilizando una cuerda. El equipamiento permitido se reduce a las zapatillas de escalada, una bolsa con magnesio, y hoy en día, un protector contra caídas. La escalada en rocódromos se practica en rocódromos naturales y rocas así como en rocódromos artificiales.

Escalada en espacios artificiales

Hoy en día, la mayoría de escaladores utilizan paredes artificiales para entrenarse y divertirse, ya sea en casa, en un gimnasio o en el exterior. Un número cada vez más creciente de escaladores sólo escala en paredes artificiales. Asimismo, también existen nuevas modalidades como la escalada terapéutica y la escalada como arte, por ejemplo, danza o ballet.

Escalada deportiva

Las rutas entre uno y tres largos reciben el nombre de escalada deportiva. Debido a que suelen ser cortas y a la casi total ausencia de peligros objetivos, la "ética" del libre ascenso ha sido aceptada en el ámbito internacional para este tipo de escalada en las dos últimas décadas. Esto significa que una ruta sólo cuenta si no se han utilizado fijaciones en la roca para avanzar durante el ascenso.

Escalada continua

Si un ascenso es más largo de tres o cuatro largos recibe el nombre de ruta de escalada continua.

Escalada de gran pared/con asistencia

En este tipo de escalada desarrollada en el Yosemite Valley, los activistas ascienden paredes que no se pueden escalar libremente con equipamiento especialmente diseñado. Luchan en la medida de lo posible por evitar la perforación de agujeros para la colocación de parabolts u otros medios para avanzar, además de procurar dejar cuantas menos huellas posibles después de haber finalizado el ascenso.

Escalada alpina

En la "escalada alpina" los alpinistas no sólo deben enfrentarse a los problemas planteados por la escalada actual, sino también a los peligros "objetivos" de un entorno a menudo hostil en las altas montañas. Debido a que la supervivencia no siempre depende de la capacidad de superar con seguridad los problemas técnicos de una ruta, pero también a la velocidad del equipo, las normas no escritas del deporte alpino generalmente permiten la utilización de clavos y cuñas para avanzar. No obstante, desde finales de los años sesenta, los principios de la escalada libre cada vez se han utilizado más en las montañas altas. Mientras que a principios de la nueva era, el foco se centraba en la escalada libre de rutas realizadas normalmente con ayuda, no se tardó mucho en desarrollar nuevos ascensos con dificultad, propuestos según las normas más estrictas.
 
Uno de los aspectos más importantes de la escalada alpina es el ascenso de rutas de hielo. Esto abarca desde paredes heladas clásicas a empresas futuristas realmente duras. Uno de los tipos de escalada en hielo que recientemente se ha convertido en muy popular es el ascenso de cascadas heladas, estalactitas de hielo y roca helada. Las modernas mezclas de rutas de roca y hielo, a veces implican movimientos de roca muy dura con la ayuda de crampones y herramientas para el hielo. El deporte se rige por las normas de la escalada libre. El hielo y las rutas mixtas pueden abarcar desde cortas aventuras de un largo a operaciones con clavos en las cordilleras más elevadas que pueden durar varias semanas.

Escalada como aventura y escalada como deporte

La moderna terminología de la escalada hace una diferencia entre los estilos de aventura o escalada tradicional y la escalada como deporte.
La escalada como aventura o "trad" posee los siguientes elementos:
  • El rendimiento se juzga según la resistencia de tensión necesaria para el ascenso de una ruta.
  • El escalador es responsable de la colocación de protecciones o bien si debe escalar sin ellas.
  • Los errores cometidos por el líder pueden tener consecuencias muy drásticas.

La escalada como deporte se caracteriza según sigue:
  • La resistencia se juzga según el grado técnico de la ruta escalada.
  • El elemento cinético es el dominante.
  • Los parabolts permiten una protección perfecta.
  • Si las modernas técnicas de aseguramiento se utilizan adecuadamente, los errores de los líderes no acostumbran a castigarse severamente.

Los estilos de escalada como aventura y deporte se pueden utilizar tanto en riscos como en paredes alpinas.

Entre las versiones puras de escalada de aventura y escalada como deporte/placer existen muchas versiones híbridas.

Los distintos deportes y "filosofías" seguras corresponden a necesidades individuales distintas de los escaladores. La riqueza en las modalidades de los deportes de montaña aporta placer y autosatisfacción a un gran número de personas, un hecho del que nos alegramos mucho.

Tanto los amigos del deporte de la escalada como los partidarios de la filosofía aventurera tienen el derecho de escalar según sus deseos y capacidades.

Debería formar parte de nuestros objetivos mantener el pluralismo de los estilos de escalada, permitiendo que mantenga sus especiales arenas.

Escalada super-alpina

Esta disciplina de montaña utiliza las normas de la escalada alpina en terrenos de gran altitud en picos de seis, siete y ocho mil metros reservados a las expediciones tradicionales. En el deporte super-alpino no se pueden utilizar cuerdas fijas, ni ayuda del exterior, no se pueden montar campamentos ni utilizar botellas de oxígeno.

Escalada de expedición

Se han desarrollado dos modalidades de esta práctica: la primera modalidad tiene la función de permitir un número máximo de miembros para alcanzar cimas de gran prestigio en las cordilleras con grandes montañas mediante la ruta normal. Así se optimizan las posibilidades de éxito mediante el uso libre de porteadores, cuerdas fijas y oxígeno artificial.

Al contrario, la modalidad extrema de la escalada de expedición lucha por poner límites en la dificultad técnica con la ayuda del equipamiento más moderno excepto las botellas de oxígeno: cuerdas fijas, campamentos portátiles y depósitos para el equipo.




Fuente original en inglés: UIAA

domingo, 24 de septiembre de 2017

Brindis a la Montaña


Brindis a la Montaña

Brindo por la hembra brava,
que es orgullo de esta tierra
por la inocencia que encierra
en su desnudez de esclava.

Por su majestuoso porte
y su blanquísimo pecho
su amor fatídico lecho
del tímido que la ignora
que en sus brazos gime y llora
y de angustia desespera.

Brindo por los placeres
del que sabe conquistarla,
del que sabe que de amarla
es morir cuando ella quiera.

Y es placer de los audaces
el gozarla en sus entrañas,
y es un amor que no daña
el deslizarse por sus flancos
o por su vientre blanco.

¡Brindo… por la montaña!

Arístides Migueles Jáuregui 
Alumno del primer curso regular de montaña del año 1937 


viernes, 22 de septiembre de 2017

La ética de la aventura

Una buena manera de proteger el ambiente es recordar que mientras estés ahí, eres un visitante. Cuando tú visitas a un amigo siempre eres cuidadoso de dejar la casa de la persona como la encontraste. Nunca piensas en tirar basura en la alfombra, cortar árboles en el jardín, poner jabón en el agua para beber o grabar tu nombre en la pared de la sala. Cuando vas a la naturaleza se aplica la misma cortesía. Deja todo como lo encontraste.


Caminar y acampar sin dejar huella son signos de un excursionista experto que cuida el medio ambiente. Viaja tan muy ligero sobre la tierra.

Los principios de No Dejar Huella
"No Dejar Huella" es un programa de educación en habilidades y educación ética en el campo que es reconocida a nivel nacional en los EUA. Los principios de "No Dejar Huella no son reglas sino guías a seguir en todo tiempo.

Los principios de No Dejar Huella pudieran no parecer importantes a primera vista, pero su valor es aparente cuando se considera los efectos combinados de millones de otros visitantes como tú. Un campamento o fogata mal colocados es de pequeña importancia, pero miles de ellos degradan seriamente la naturaleza tal como la quisiéramos experimentar todos. El no dejar huella es responsabilidad de todos.

LOS PRINCIPIOS
  • Planeación y preparación
  • Viajar y acampar en superficies durables
  • Eliminar los desechos apropiadamente
  • Dejar todo tal como estaba
  • Minimizar el impacto de las fogatas
  • Respetar la vida silvestre
  • Ser considerado con otros visitantes

No dejar huella depende más de la actitud que de reglas y reglamentos. Muchas de las prácticas de campamento que elijas deben estar basadas en tu situación específica, que incluye muchas variables para un área determinada, como el suelo, la vegetación, vida silvestre, niveles de humedad, estación de visita, etc.

Planeación y preparación:

La adecuada planeación y preparación del viaje ayuda a los excursionistas a alcanzar los objetivos planteados pero con seguridad y disfrute además de minimizar los daños a los recursos naturales y culturales. Los campistas que planean pueden evitar situaciones inesperadas y minimizar su presencia con sólo cumplir los reglamentos del área tales como observar el límite del tamaño de grupo.

La planeación adecuada asegura:
  • Aventuras de bajo riesgo porque los campistas obtienen información concerniente a la geografía y tiempo y se preparan de acuerdo a ello.
  • Campamentos colocados adecuadamente porque los campistas se dan el suficiente tiempo para alcanzar su destino
  • Fogatas apropiadas y mínima basura por la cuidadosa planeación de la comida, su empacamiento y el equipo adecuado.

Campamento y viaje en superficies durables:

El daño a la tierra ocurre cuando los visitantes pisotean la vegetación o comunidades de organismos más allá de su recuperación. Las áreas desoladas que resultan de ello se convierten en caminos indeseables, campamentos y erosión del suelo.

¿Concentrar la actividad o dispersarla?
En áreas de alto uso, los campistas deberían concentrar sus actividades donde la vegetación está ya ausente. Minimiza el daño a los recursos usando caminos existentes y seleccionando lugares de campamento ya designados o existentes.

En áreas más remotas y menos frecuentadas, los campistas generalmente se dispersa. Mientras caminan, toman diferentes rutas para evitar crear nuevos caminos que causen erosión. Cuando acampan, dispersan las tiendas y las actividades de cocina —y mueven el campamento diariamente— buscando otros lugares de campamento. Siempre escoge las superficies más durables: roca, grava, pastos secos o nieve.

Estas guías se aplican a la mayoría de los establecimientos alpinos y pueden ser diferentes en otras áreas, como los desiertos. Aprende las técnicas de No Dejar Huella para tu actividad o destino específico.

Empácalo y llévatelo
Esta simple y aún efectiva frase motiva a los visitantes a tomar su basura y llevársela a casa. Sensibiliza a llevarse del campo todos los materiales extra tomados por tu grupo o por otros. Minimiza la necesidad de llevar comida con envolturas y acepta el reto de llevarte todo lo que traes.

Sanidad
Los excursionistas producen agua sucia y desechos humanos que requieren atención especial.

Agua sucia
Ayuda a prevenir la contaminación de los cursos naturales de agua. Después de tirar las partículas de comida, elimina el agua con que lavaste los platos al menos 70 metros lejos de las fuentes de agua, lagos y arroyos. Usa jabón biodegradable también muy lejos de esa agua.

Desechos humanos
Se debe hacer un agujero de 15 a 20 cm de profundidad y cien metros lejos del agua, caminos y lugares de campamento.

Deja lo que encontraste
Permite a otros la sensación de descubrimiento: deja las rocas, plantas, animales, artefactos arqueológicos y otros objetos tal como los hallaste.

Minimiza las alteraciones al sitio
No caves alrededor de la tienda o construyas refugios, mesas o sillas. No coloques clavos en los árboles o los cortes ni dañes la corteza y las raíces atando caballos a los árboles por periodos prolongados. Remplaza las rocas y ramas superficiales que puedan ser movidas de tu campamento. En sitios de alto impacto, limpia el área y desmantela todo aquello que pueda ocasionar un impacto mayor, como los múltiples sitios para fogata, mesas y sillas.

Minimiza el uso de la fogata
Algunas personas no pueden pensar en un campamento sin fogata y por ello muchas áreas han sido degradadas por el sobreuso de fuego y le creciente demanda de leña. Las ligeras estufas de campamento evitan este exceso de uso. Si haces fuego, lo que debes tener en cuenta como más importante es el daño potencial al sitio. Las verdaderas fogatas No Dejes Huella son pequeñas. Usan leña muerta. Cuando sea posible, quema toda la madera hasta que sea ceniza y remueve toda la basura y comida de la fogata.

Respeta la vida animal
Los movimientos rápidos y sonidos altos son estresantes para los animales. Considera la práctica de estos métodos:
  • Observa la vida animal de lejos y evita perturbarlos.
  • Da a los animales un amplio espacio, especialmente durante las estaciones de anidamiento, nacimiento y cría.
  • Almacena la comida y mantén la basura y restos de comida lejos de los animales para que no adquieran malos hábitos.

Respeto a otros
  • Viaja y acampa en pequeños grupos.
  • Mantén la el sonido bajo y deja los radios, tocacintas y mascotas en tu casa.
  • Selecciona los sitios de campamento lejos de otros grupos para respetar su privacidad.
  • Siempre viaja y acampa silenciosamente
  • Asegúrate que los colores de tu equipo y ropa estén de acuerdo al medio.
  • Respeta la propiedad privada y deja las puertas (abiertas o cerradas) como las encontraste.

¿Por qué no hacer o dejar basura?
Tiempo que tarda en degradarse:
  • Colillas de cigarrillo: 1-5 años
  • Bolsas de plástico: 10-20 años
  • Latas de aluminio: 80-100 años
  • Sostenes plásticos de envases Six-Pack: 100 años
  • Botellas de vidrio: 1.000,000 años
  • Botellas de plástico: Indefinido

Tomado de mis apuntes del año 2007

martes, 19 de septiembre de 2017

Falsa cadena de whatsapp: “La ONU ALERTA sobre megaterremoto en México y EU”


Nuevamente está circulando una falsa cadena u HOAX sobre un "megaterremoto" que ocurrirá en las próximas 48 horas. Esta cadena, que ya tiene meses circulando, solo con pequeños cambios, es la siguiente. Por favor NO LA COMPARTAN, es falsa y solo crea pánico:

La ONU ALERTA sobre megaterremoto en México y EU en las próximas 48 horas…
Una noticia alarmante acaba de sacudir al mundo. El jefe del departamento de sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad de Harvard, Clin Roberts, alertó a los gobiernos de México y Estados Unidos a prepararse sobre la llegada de un mega terremoto que afectaría a ambos países en las siguientes 48 horas.
Esta noticia surgió a raíz de una serie de terremotos que se registraron en varias partes del mundo con una intensidad superior a los 5 grados. Países como Japón, China, las Islas Salomón, Estados Unidos y México, especialmente estos dos últimos, pues la principal actividad sísmica se dio en la peligrosa y conocida falla de San Andrés.
Lo más preocupante de esta situación para los países de ambos lados de la frontera es que la falla, después de más de 200 años, se encuentra en su momento de mayor tensión, es por ello que Clin Roberts ha advertido a todas las dependencias gubernamentales acerca de este desastroso fenómeno.
El mencionado ¨Big One¨ (el grande) podría hacerse presente después de más de 100 años de muchísima actividad sísmica en esta zona. Incluso el prestigioso investigador de fenómenos sísmicos de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), Han Boseph, ha confirmado esta alerta e hizo un llamado internacional para que la comunidad permanezca unida ante la inminente llegada de un poderoso desastre natural.
De momento lo único que se sabe es que las autoridades mexicanas y estadounidenses se encuentran trabajando en conjunto en un operativo de prevención y así poder salvar muchas vidas, y ante tal riesgo, el Sistema Nacional de Protección Civil ha emitido un comunicado con las siguientes recomendaciones
Atención a la ciudadanía
En las últimas horas ha estado temblando en diferentes países del mundo, el último recién fue en Perú, nuestro sistema de monitoreo de sismos del Servicio Sismológico Nacional y la UNAM en combinación con el servicio Geológico de EUA nos arroja una posible estimación de sismo, y que en las próximas horas podría suceder en el centro de la republica Mexicana este evento primero ocasionado en las costas de guerrero con una magnitud de 8,6 grados, invitamos a la ciudadanía a estar pendientes y tener botiquín de primeros auxilios, así como pilas y radios en buen estado, si cuentas con algún celular o tableta mantenla cargada o con la pila por arriba del 50%.
Recuerda ubicar tu centro de atención de emergencias así como los albergues que estén en tu localidad.

Por favor pasa este mensaje a tus familiares y amigos para que estén prevenidos.
Servicio Sismológico Nacional
www.ssn.unam.mx


miércoles, 13 de septiembre de 2017

Anécdotas y algunas reflexiones del caso Enmanuel y Kaína, perdidos en el Ávila (3ra y 4ta parte)

La periodista Maryorin Méndez, allegada a la familia de Enmanuel David Janzen, nos trae ahora las entrevistas a Enmanuel y Kaina. Si no has leído la primera parte, haz clic acá y para la segunda parte clic aquí.



TERCERA PARTE:

¿Sentiste miedo?: - “Nunca”
Cuando le pedí a Emmanuel que me relatara cómo vivió seis días perdido en el Ávila lo primero que se me ocurrió preguntarle fue si sintió miedo.
Soy mujer y madre y me dejé llevar por lo que estoy segura hubiera sentido yo. Su respuesta me dejó patitiesa. De toda la conversación que tuvimos esa tarde, en la que me reí y en ocasiones tragué grueso para no llorar, fue lo que me respondió con más seguridad y mirándome a los ojos. “Yo sabía que no podía sentir miedo”.
Antes de escribir este relato había decidido subir al Pico Oriental con la gente experta de Acamparávila. Caminamos empinados durante 4 horas y media, entre charlas de conservación, clorofila, fauna y flora. Surgieron comentarios sobre lo complejo que es el Waraira Repano y uno que otra saltaba a comentar la noticia de que unos muchachos se habían perdido hacía una semana. Nunca abrí la boca.
Aquella experiencia me hizo ver las cosas de una manera distinta. Pasé por el camino donde Kaina y Emnanuel se desorientaron. Descubrí que nunca llegaron a donde dijeron haberse perdido, sino un poco antes. No conocieron La Silla sino el Banquito. Su tope máximo fue No Te Apures y de bajada tomaron el camino equivocado. Esa ruta no se parece a la de Sabas Nieves, son claros de tierra tan angostos que las personas solo pueden caminar una detrás de la otra.
El paisaje también es distinto. Pocas veces puedes ver la ciudad y los árboles son altos para poder alcanzar la luz del sol. No hay planos, se trata de subir o bajar. Y el sol se cuela en forma de rayos, es un espectáculo que cautiva.
A Enmanuel y Kaína los arropó el aguacero. El primero llama a su abuelo quien le responde con muchísima serenidad “Ya te voy a ayudar”, estas palabras fueron claves en los días por venir. Ya conté que nunca escuchó cuando el guardaparques le dijo: “quédate donde estas”.
Enmanuel me insiste: -“Obvio, porque si lo hubiera escuchado le hubiera hecho caso, yo sigo indicaciones”.
Decidieron bajar pensando en que solo pasarían dos cosas: o llegaban o se encontrarían con las personas que los estaban buscando.
Dos niños debieron tomar la responsabilidad de sus propias vidas sin más que el uno y el otro, un bosque espeso y un morral lleno de cosas inútiles.
Enma cuenta que desde el día Uno tuvo en la cabeza la canción ‘Tu No Vive Así’, de Arcangel x Bad Bunny. Yo me reí porque, obvio, no sabía cuál era y la puse en el teléfono. Sentí que lo avergonzaba, hasta que arrancó la letra. La comenzó a tararear al caletre y le afloraron las anécdotas que escribo en este texto.
No es fácil para un adolescente como él abrirse a plenitud para contar lo que vivió. No le gusta hablar del caso, ni le interesa el centimetraje. Simple.
Caminaron hacia el oeste durante seis días seguidos. En promedio se movieron cien metros diarios. Cien metros de montaña es muchísimo.
Los días se resumen en el afán de bajar como sea. No exagero, hacer esto y salir ilesos fue más que un milagro. Requirió de técnica, creatividad y mucho instinto.
Enmanuel tomó el control de la situación y decidió ir adelante. “Si yo bajaba bien, bajaba Kaína”.
Escuchando todo lo que hizo me convenció de que no tiene ni idea de su grandilocuencia e inteligencia. O tal vez sí, ojalá.
Por instinto bajaban sosteniéndose de las raíces de los árboles. Enma metía un pie en un hueco a ver si tocaba fondo e iba indicando una ruta. En los acantilados lanzaba una piedra y si la escuchaba varias veces en cortos rebotes continuaban, sino, se desviaban. De vez en cuando insiste en que "estudiaba el entorno".
Un día cayó en un pantano que lo cubrió hasta la cintura. Esto lo cuenta con emoción hasta que empieza a relatar lo que pensaba para poder salir. “Hice algo muy estúpido, poco a poco me fui moviendo como si estuviera escalando hacia arriba hasta que logré engancharme de salgo y salí. Fue difícil”.
Sus errores iban siendo una etapa superada para su compañera.
Aunque no todo el tiempo fue así. Cuando se encontraron con una piedra que parecía un tobogán, la analizaron y él decidió lanzarse primero, hizo un culicross que le raspó las nalgas. Le gritó a Kaína que estaba bien y ella hizo lo mismo pero cayó de boca y esto le produjo un golpe que la hizo sangrar hasta el día que los encontraron.
Sintió un frío en la parte baja. Era sangre y mucha. La tapó de inmediato para que Kaína no la viera. Ella lloraba por las noches y Enmanuel no quería más drama del que ya tenían. Esto lo cuenta con obstinación. Todos los sentimientos que afloraron fueron para su propia protección.
Acordaron dormir para ignorar los ruidos de la montaña. Enmanuel sentía que alguien o algo lo observaba. Aquello respiraba tan fuerte que lo escuchaba en la nuca. Al contármelo intenta hacer el ruido exacto de los pasos golpeando la mesa con los dedos.
Le dije algo que descubrí en estos días; en el Ávila hay perros salvajes. Cuando se lo conté es como si le hubiera encontrado sentido a aquella situación.
Varias noches vio una luz y aunque se esfuerza en explicar lo que veía no encuentra darle forma. Su experiencia es sólo suya y lo que vio y sintió es inexplicable por mucho que ustedes y yo hagamos conjeturas.
Los primeros días dormían abrazados para darse calor. Pero como toda convivencia las cosas fueron cambiando.
Enmanuel seguía haciendo chistes que a Kaína no le causaban gracia. Ella lloraba. En una oportunidad ella le pidió ayuda y él se negó. “Si yo la ayudaba podía ser peor”. Kaína se molestaba y ya no hacía caso a los consejos de Enmanuel.
Le decía que si se lavaba la carita los podrían ver. Muchas veces notó cómo le sangraba la nariz y no le decía para no aumentar la angustia.
En dos oportunidades vieron el helicóptero de la Guardia Nacional y se desesperaban. Movían los árboles, gritaban, trataban de enseñar las manos y le lanzaban piedras. Nos reímos de la escena. Me hizo recordar el clásico “Querida, Encogí a los Niños”.
Cuando aquel estruendo se alejaba, no se decepcionaban, los llenaba de esperanza.
_“Yo dije siempre; el abuelo está ayudando”.
Y volvían a esperar.
Cada vez Kaína dormía más. Un día comentó que unos amigos irían por ella, otro día que una señora les llevaría con comida. Él se burlaba y ella se molestaba más. Poco a poco dejaron de hablar. La peor parte del día era cuando llegaba la neblina. Eran las horas más frías y en las que no divisaban el horizonte.
Cuando salía el sol se ponían a adivinar las horas, aprovechaban el calor, secaban la ropa y se ponían a caminar.
En el riachuelo vieron cangrejos pero no les pasó por la mente comérselos.
-“Yo les respetaba su hábitat. Más bien me sentía mal por orinar cerca del río y me alejaba. Luego me di cuenta que ese olor espantaba a los mosquitos”.
Comenta que un día sintió que algo le caminaba en el cuello y al darle con la mano abierta se dio cuenta que había extirpado un moscón. -“Asco”.
Una noche, Kaína estaba rendida. Eran las 8 y 30 y se despertó con los gritos de Enmanuel.
“¡Aquí!, ¡aquí!, ¡aquí!”.
Enmanuel escuchaba que alguien gritaba su nombre. Podía ver una linterna con movimientos desordenados y escuchó un pito ensordecedor.
Cuando esas personas logran bajar lo primero que hace Enmanuel es leer la insignia de la camisa: Rescate Humboldt.
Con el instinto de supervivencia afinado les preguntó cuánto querían por el rescate. Los tres hombres se lo tomaron a chiste pero Enmanuel insistió. “Págame con una sonrisa pues, o bueno, dos”.
En unos minutos los dos superadolescentes que desafiaron al Ávila comenzaron a sentir la realidad. Dolor de huesos, coyunturas, nalgas golpeadas, hambre… todo afloró.
A Enmanuel por primera vez le costaba cerrar las manos con la que debía sujetar una galleta. Su primer bocado en días.
También miró sus pies. Estaban tan hinchados que le apretaban los zapatos. Kaína siempre se negó a quitárselos pero él lo hacía de vez en vez. Sentía que cuando los tenía expuestos le daba calorcito.
Los arroparon en papel aluminio y les tomaron la foto, la fe de vida.
La travesía para sacarlos de aquel embudo fue una proeza. Mediciones, cálculo de peso, dar patadas a los árboles para ver su robustez, conversaciones a través de radios, contar los metros de cuerda, hacer preguntas, medir la estatura... Aquello se volvió una sala situacional de extracción. “Tuvieron suerte” les decían.
-“Los están buscando 300 personas, ¿saben?” Y Enmanuel comenzó a tener conciencia de la otra parte de la historia.
No estaban todos los implementos necesarios, especialmente las cuerdas, para sacarlos la misma noche del jueves 24 de agosto. Debían dormir en el lugar y esperar el resfuerzo. Enmanuel insistía en que estaba perfecto, que podía comer y caminar.
Un bombero le dijo a Enma: “Eres el hombre más fuerte del mundo, fíjate, estuviste seis días sin comida y con una mujer”. Arrancaron las risas.
Al amanecer estaba el plan listo. Llegaron los bomberos. Salieron de la trampa a rapel, cada uno como en un saco de canguro aferrado a su rescatista.
Tocaron el suelo y comenzaron a bajar caminando. “Me siento mal”, insistía Enmanuel y le gritaban: “Vamos muchacho que tú puedes” y en efecto así lo hizo hasta Sabas Nieves.
Un contingente de rescatistas y Guardias los recibieron con aplausos y el adolescente de 1.8 metros volvió a ser niño. Rompió a llorar. Se preocupó de que le tomaran fotos y afanoso se secaba las lágrimas. No pudo más. Tambaleó y lo acostaron en una camilla. Media hora más tarde los alcanzó Kaína en la misma condición: -“Hola, estas bien?”, ella no respondió.
Los rescatistas les contaron que abajo estaban sus madres, amigos y mucha, mucha prensa. Esto lo cuenta Enmanuel con una risa infantil que me llena de ternura.
A Kaína sólo le preocupa una cosa: La reacción de su madre. Tanto le insistió a Enmanuel, que Enmanuel también se esperaba una tunda.
-“Yo le decía que a mí no me pegan pero casi me lo hace creer”.
La llegada a la pata del Ávila y el reencuentro con los padres es historia.
Por estos días han sido invitados a varios eventos de rescate. Les piden fotos, consejos y les hacen preguntas que no saben responder.
Una, consumida en la tristeza, y el otro encontrándole sentido a la reacción de la gente cuando lo ve.
(en el fondo se escucha: Otro que se cae por la fuerza de gravedad ...
Otro más por si sobrevive de casualidad ...)


CUARTA PARTE:

El sueño de KaínaLa arepa que dejó con dos mordiscos sobre la mesa estuvo en su mente todo el día. “Y pensar que no comí”, le repetía a Enmanuel cuando se dieron por perdidos. Eso y el heladito en Sabas Nieves era lo único que tendría en el estómago en seis días.
 “Yo pensaba que cuando llegara a la casa me la iba a comer”- Su mamá la interrumpe para recalcar la rabia que le dio cuando levantó la tapa y vio el desayuno “completico”. En ese momento pensó en el rollo que le iba a armar cuando llegara. 
Salió afanosa a encontrarse con Enmanuel en Bellas Artes. ¡Qué emoción!. Nunca había subido el Ávila y no le dijo ni a sus amigas. A Carmen le contó que iría a Parque del Este con ellas. Si decía que se vería con un chico era el acabose. 
Calcularon la hora de subir y de bajar. Nadie más que los dos sabrían de la escapada.  
Cuando bajaban afanosos por la hora, ese celular no paraba de sonar. ¡Ni de vaina!; era mamá, pensó.
“¿Seguro que por aquí bajamos?, al escuchar la respuesta de Enmanuel casi se le sale el corazón. Ahora si atendió pero, ya sin pila, no alcanzó a decir nada.  
En su ingenuidad, Kaína pensó durante seis días que sólo buscaban a Enmanuel porque habló con el abuelo. Se reprochó todos los días. Una lección muy dura de aprender. 
Esta chica no es la convencional adolescente de los actuales tiempos. En ella no hay vivezas, mandibuleos, ni exhibiciones. Un par de hoyuelos le marcan el rostro y cuando sonríe –lo hace poco- provoca apretarle las mejillas. Si por díscolo nombran a una trocha “Enmanuel”, una flor del Ávila debería llevar el nombre de ella. 
Hago un esfuerzo por escuchar su voz y encontrarle la mirada.
Vino a mí al leer las crónicas anteriores y quiere contar su historia. Tal y como me lo imaginé lo único distinto es el enfoque. Suficiente para considerarlo fascinante. Ella es mujer; sensible y detallista, de olores y sensaciones que solo nuestro hemisferio permite registrar.  
Para mí también ella es una heroína sólo por tenerla enfrente después de semejante episodio. 
Encontramos la mejor empatía al hablar del aseo allá en la montaña, de la preocupación de verse fea y sucia, de preocuparse siempre por él… “Cuando Enmanuel se caía yo me asustaba, si él se moría yo me moría con él”, fue algo que repitió varias veces mirando la taza del café con leche.  
Se lesionó en el primer precipicio. Cayó sobre sus dos pies, en seco, y aún le duele la pierna derecha. Le preocupa quedar coja y le insisto en que no será así.
Me reí cuando me confesó que vio miedo en Enmanuel. Ella le enseñó a rezar, un Padre Nuestro y un Ave María eran un ritual antes de dormir. Un día, él tuvo en un ataque de frío y ella le frotó las piernas hasta mejorarlo. 
Nunca escuchó “eso” que escuchaba Enmanuel, pero ambos vieron esa luz que no se parecía a nada conocido hasta ahora. 
Las noches sirvieron para confesarse mutuamente, aunque las últimas su cuerpo solo le pedía dormir.
Narra con emoción cómo veían Caracas desde arriba. “Es hermosa, es demasiado hermosa la vista”, pero a su alrededor no veía nada. Esto le aterraba. 
En el descenso diario para encontrar la salida, le propuso a Enmanuel cantar canciones. Ponerse de acuerdo fue bastante difícil. Obvio, ella sólo pensaba en Luis Fonsi cantando “Yo no me doy por vencido” y él en algo más banal (Leer la 3). 
Kaína casi no lloró y me aclara que no alucinó, sino que al dormir, sus sueños eran tan pero tan reales que se despertaba desorientada diciendo a Emnauel que sus amigos habían llegado o que una mujer les trajo comida. Tardaba minutos en darse cuenta de la realidad.  
Soñaba también en que al ver a su mamá le pediría perdón y se comería la arepa. 
Cuando los encontraron, le dieron el mejor caramelo que jamás alguien se haya comido, pero ya no sentía hambre. Le regaló la galleta a Enmanuel. “Lo único que yo quería era dormir”, insiste. Fue eso lo que la imposibilitó a bajar caminando. No encuentra la palabra; era debilidad. Su cuerpo sólo quería guardar reservas. 
La noche del hallazgo durmió al lado de un rescatista y en la mañana se sintió abrumada con todos los que llegaron y ni una chica. 
Bajaron a rapel, pero caminar sí que era imposible. Al ver que acomodaban una camilla vio la gloria. Le permitieron dormir media antes de continuar el descenso. El sol del mediodía le quemaba la cara. Le dieron unos lentes y gorra. Se le ilumina la cara; “fueron todos tan amables… me preguntaban en la bajada si estaba bien.” 
Nuestra charla pasó muy rápido y se hizo de noche pero antes de levantarnos me dijo: “¿Él ha preguntado por mí?.

Gracias por leer estos relatos. Te recomiendo que leas mis "Recomendaciones para Excursionistas" acá.

TOMADO DE FACEBOOK: 1 y 2.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...