viernes, 5 de febrero de 2021

Calculadora del Horóscopo Chino



Los antiguos astrónomos chinos asignaron a cada uno de los cinco planetas principales uno de los cinco elementos chinos: a Venus, el metal (hierro - oro); a Júpiter, la madera; a Mercurio, el agua - aire; a Marte, el fuego, y a Saturno, la tierra. Según la astrología china, la posición de estos planetas, junto con la posición del Sol, la Luna y cualquier cometa en el cielo además de la fecha de nacimiento y el signo del zodiaco puede determinar el destino de una persona.

Ciclos

Existe un ciclo binario, el "Yin Yang", que junto al ciclo de los 5 elementos forma un ciclo de 10. Los años pares son yang, y los impares son yin. Cuando se divide el ciclo del zodiaco de los 12 animales en dos, cada zodiaco puede ocurrir solamente en yin o yang: el dragón es siempre yang, la serpiente es siempre yin, etc. Esta combinación crea un ciclo de 60 años, comenzando desde Madera Rata y terminando con Agua Cerdo. El ciclo actual comenzó en el año 1984.

Los cinco elementos

El Yin y el Yang están divididos en cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal, y agua al tope del ciclo de animales. Estos son modificadores y afectan las características de cada uno de los 12 signos. Cada elemento contiene características que aplican tanto a los años como los animales y cada uno de los 12 animales está gobernado por un elemento más una dirección del Yin Yang. La tierra no gobierna sobre ningún animal y es el balance central de todos los elementos, por lo que puede prestar cualidades los 12 animales.

Los signos del horóscopo chino son:

Rata, Búfalo, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro y Cerdo. Y cada uno de ellos posee un elemento que puede ser Metal, Aire, Fuego, Tierra y Agua.

En China, se cree que existe una relación entre el hombre y los 12 animales zodiacales. Por lo tanto, las personas nacidas en el año de tal animal tendrán las características de ese animal. Según el horóscopo chino, además del personaje, su zodiaco animal también afecta la fortuna de esa persona.

Averigua qué animal del horóscopo chino eres y aprende sobre sus características con esta calculadora:



...

jueves, 4 de febrero de 2021

La increíble historia del hombre que operó su propio apéndice

El 29 abril de 1961 el cirujano ruso Leonid Rógozov comenzó a sentir fuertes dolores abdominales en su lado derecho provenientes de su apéndice. Desde hacía días tenía náuseas, un estado general de debilidad y muchísimo cansancio. Luego de descartar otras posibles causas, vinculadas con la dieta y la forma de vida que llevaban en la base antártica soviética Novolazarevskaya, no tuvo dudas de su diagnóstico: tenía apendicitis.



Estaba en un estado tan avanzado que, si no tomaba medidas, podía volverse un problema mortal. El inconveniente era que él era el único médico a 1.600 kilómetros a la redonda, en medio de un invierno polar especialmente severo.

Rógozov tenía, por ese entonces, 27 años de edad, y era uno de los 12 hombres que formaban parte de la sexta expedición antártica soviética, cuya misión era construir una nueva base. Llegar hasta allí desde Rusia les había tomado 36 días por mar pero el barco se había ido hasta que terminara el invierno, por lo que faltaban varios meses para su regreso. Conseguir que un avión lo rescatase también era imposible, porque la emergencia ocurrió cuando el clima estaba más hostil que nunca.

Si el joven cirujano decidía esperar el resultado podría ser mortal: su apéndice era una bomba de tiempo que podía reventar en cualquier momento. Si eso ocurría, muy probablemente no sobreviviría. Pero nadie en su base tenía conocimientos médicos, ni siquiera los más básicos, y no era posible explicarle a alguien cómo realizar la operación, que implicaba cierta complejidad. Cuando con las horas los dolores se volvieron demasiado agudos, Rógozov entendió que no tenía más tiempo y que debía tomar una decisión extrema. Decidió abrir su propio abdomen para sacar sus intestinos y remover el apéndice. ¿Sería eso humanamente posible?

El médico.

Leonid Ivánovich Rógozov nació en aldea de Dauriya, una remota aldea en el este de Siberia, a 14 km al noreste de la triple frontera entre la Unión Soviética, Mongolia y China, a 64 km de la pequeña ciudad de Manzhouli (China). Su padre murió en manos de los nazis alemanes en la Segunda Guerra Mundial en 1943. En 1953 completó sus estudios en una escuela secundaria en Minusinsk, Krai de Krasnoyarsk, tras lo cual viajó a Argentina, en donde vivió algunos años.


Un dato curioso es que durante su estancia en el país trasandino, probó suerte como futbolista en River Plate, institución en la que se desempeñó como volante por algún tiempo.

No obstante, posteriormente decidió regresar a Rusia para completar sus estudios, ingresando al Instituto Médico Pediátrico de Leningrado, ciudad que actualmente se llama San Petersburgo.

En 1959 se graduó como médico general, comenzando con su entrenamiento clínico para la especialidad de cirugía. En septiembre de 1960, a la edad de 26 años, interrumpió su entrenamiento y se unió a la sexta Expedición Antártica Soviética como médico.

Sería precisamente durante su trabajo en la Antártida en dónde se convirtió en protagonista de uno de los casos de autocirugía más famosos de la historia.

El armado del improvisado quirófano de emergencia.

Entre la espada y la pared, Rógozov creyó que en vez de esperar la muerte, no tenía otra posibilidad más que llevar adelante él mismo su cirugía. Pero se enfrentó a la negativa de sus compañeros en Novolazarevskaya, quienes consideraban que si las cosas salían mal aquella misión se convertiría en un golpe mortal para el programa antártico soviético. Además, de conocerse públicamente, el episodio terminaría, directamente, en un escándalo.

Sin embargo, la determinación y valentía del paciente-médico terminó por convencer al director de la estación, Vladislav Gerbovich, de que entregarse a un destino fatal sin luchar era un acto de cobardía. Un acto aún más imperdonable que haber intentado esta hazaña y fracasar.

“No pude dormir en toda la noche. ¡Me duele como el demonio! Una tormenta de nieve azota mi alma, gimiendo como 100 chacales”, escribió en el cirujano en su diario un día antes. “Todavía no hay síntomas evidentes de perforación pero una sensación opresiva de presagio pende sobre mí… eso es todo. Tengo que pensar en la única salida posible, operarme a mí mismo. Es casi imposible pero no puedo simplemente cruzarme de brazos y darme por vencido”.

Ni el dolor ni los nervios le impidieron a Rógozov organizar al detalle cómo se realizaría la maniobra. Designó a dos ayudantes a quienes los instruyó en el manejo de ciertos elementos básicos y armó un quirófano improvisado que incluía un espejo y una lámpara que le permitiría ver sus órganos. El médico también instruyó a un tercer asistente en caso de que alguno de los originales se desmayara y autorizó a Gerbovich a que supervisara personalmente todo lo que sucedía.

Además, dejó instrucciones precisas de qué hacer si perdía la conciencia, que incluían los pasos para inyectarle adrenalina y cómo practicarle respiración artificial para reanimarlo.

La historia del hombre que operó su propio apéndice.

El 1° de mayo, cerca de las 8:00 pm, comenzó la operación. Rógozov se autoaplicó un anestésico local en su pared abdominal sabiendo que, una vez realizada la incisión, el apéndice tendría que ser extraído sin más anestesia para poder mantenerse concentrado en la faena. Todo, bajo la vigilancia de sus compañeros, enfermeros a la fuerza y sin preparación. Así lo describió en su diario: “¡Mis pobres asistentes! En el último minuto los miré. Estaban ahí vestidos con las batas blancas quirúrgicas, pero más blancos que ellas. Yo también tenía miedo. Pero cuando tomé la aguja con la novocaína y me puse la primera inyección, de alguna manera entré en modo de cirugía y desde ese momento no me di cuenta de nada más”.



Problemas y cambios sobre la marcha.

Casi de inmediato quedó claro que el sistema de luces y espejo que había instalado era problemático porque invertía la imagen y volvía incluso más dificultosos los movimientos. Entonces, decidió remover todo de un golpe y empezó a palparse él mismo los órganos. También se quitó los guantes y prefirió guiarse por su instinto para adivinar entre sus órganos dónde tenía el apéndice. Esto demoró más de la cuenta la operación, lo que implicaba que el sangrado iba en aumento. Para colmo de males, un mal movimiento al abrir el peritoneo dañó al intestino y tuvo que coserlo de inmediato, mientras cada vez se sentía más débil.

“Cuando Rógozov hizo la incisión y manipulaba sus propias entrañas, su intestino borboteó, lo que fue muy desagradable para nosotros; nos hizo querer huir, no mirar, pero me mantuve tranquilo y me quedé. Los ayudantes Artemev y Teplinsky también permanecieron, aunque luego supimos que habían estado a punto de desmayarse. Rógozov estaba calmado y centrado en su trabajo”, escribió en su informe Gerbovich.

Ya había pasado una hora y aún no había grandes avances. Cada 4 o 5 minutos se tomaba descansos de 20 ó 25 segundos. Hasta que el cirujano logró dar con el órgano en cuestión. “¡Finalmente aquí está, el maldito apéndice! Con horror noté la mancha oscura en su base. Eso significa que un día más y hubiera estallado. Mi corazón reaccionó y se ralentizó notablemente; mis manos parecían de caucho. Bueno, pensé, va a terminar mal y lo único que va a quedar es un apéndice extirpado”, detalló.

Una vez realizada la extracción, él mismo se cosió el abdomen, supervisó la limpieza que le realizarían sus asistentes y, tras dos intensas horas, tomó un puñado de antibióticos. Durante las primeras horas nadie sabía a ciencia cierta si había que festejar o asustarse y cualquier movimiento o malestar en el sueño del paciente era interpretado de diversos modos por los habitantes de Novolazarevskaya.

Con el paso de los días la recuperación fue completa y dos semanas más tarde el cirujano estaba realizando sus tareas de rutina. Cuando llegó el mes de abril de 1962, todos esperaron al barco que pasaría a recogerlos. Pero el clima impuso su voluntad y le impidió acercarse a la base, lo que llevaría a los exploradores a pasar una temporada más varados en el hielo.



Años posteriores.

Rápidamente la noticia de la intervención llegó hasta su país, en donde recibió la Orden de la Bandera Roja del Trabajo.

Una vez de regreso a Rusia, siguió ligado a la salud, desempeñándose como jefe del Departamento de Cirugía del Instituto de Investigación de Neumología Tuberculosa, en Leningrado/San Petersburgo, por casi 15 años.

Falleció a los 66 años el 21 de septiembre de 2000 de cáncer de pulmón, dejando un gran legado en la historia de la medicina. A modo de ejemplo, luego de conocerse su caso, se estableció que las apendicectomías deben ser obligatorias para los exploradores antárticos de varios países, como Australia.

jueves, 28 de enero de 2021

La increíble historia de supervivencia de Juliane Köpcke

El 24 de diciembre de 1971, Juliane Köpcke (Lima, Perú, 10 de octubre de 1954) y su madre María se dirigieron al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez en Lima, Perú, y fueron parte de las 92 personas que abordaron un cuatrimotor Lockheed 188 Electra bautizado como Mateo Pumacahua, correspondiente al vuelo 508 de LANSA con destino a la ciudad de Pucallpa, donde su padre, que allí trabajaba, las esperaba para celebrar Navidad.


Cuando sobrevolaban la selva del Amazonas, se formó una tormenta, con fuertes vientos y lluvia. La voz de una azafata fue la que le salvó la vida a Juliane:

“Señores pasajeros, les informamos que la zona de turbulencias que estamos atravesando se debe a una importante tormenta sobre la selva Amazónica. Abróchense los cinturones”.

En el momento en el que las sacudidas fueron más violentas, los equipajes de mano salieron de sus cubículos, el avión descendió 4000 metros y el piloto buscaba aire más denso para poder realizar un aterrizaje de emergencia, Juliane lo describió de la siguiente manera:

"Yo fijaba la vista en el motor derecho como recurso virtual a mi falta de apoyo físico. La fría humedad de la mano de mi madre delataba su consabido sufrimiento. En ese punto, el viaje se tornó en la aventura de mi vida cuando una inmensa y cegadora luz atravesó la hélice que yo contemplaba. El avión se escoró rápidamente y comenzó a caer picado gobernado ahora únicamente por la fuerza de la gravedad".

A las 12:36 un rayo golpeó al avión cuando estaba a unos 3000 metros de altura, y explotó.

Juliane salió despedida del avión, asida por su cinturón al asiento, y cayó sobre las copas de los árboles, cuyas ramas y la densa vegetación amortiguaron el impacto hasta el suelo. Estuvo inconsciente unas 3 horas, y cuando despertó la mañana siguiente, se encontraba en tierra, debajo de su butaca, y rodeada de la más densa selva. El hecho de haber caído con su butaca, y que ésta cayese sobre la espesa vegetación le salvó la vida.

Juliane miró a su alrededor y junto a ella había solo cuerpos y restos del avión.


Ruta del vuelo
Ruta del vuelo 508 de Lansa
“Me desperté sentada en el mismo asiento, como iniciando otro viaje, pero, esta vez, al infierno. Había tres cuerpos desmembrados a mi alrededor, creía que se trataba de una pesadilla y me volví a dormir por unos instantes. Cuando creí volver en mí me atraganté de realidad. Cuerpos inertes colgaban de los árboles, hierros, asientos, ropas y maletas desparramadas por la selva, humo, mucho humo y crepitar de combustiones desperdigadas hasta donde la espesura de la jungla dejaba distinguir”.

Increíblemente, Juliane Köpcke tenía solo heridas mínimas: su brazo tenía un corte, tenía una herida en su hombro, tenía un ojo morado y una clavícula rota.


Juliane pasó los siguientes dos días tratando de buscar ayuda, pero lo único que halló fueron los restos calcinados del aparato y los cadáveres de otros pasajeros.

Juliane decidió aferrarse a la vida y sobrevivir a toda costa. Recordando los consejos de su padre, quien le enseñó nociones de cómo orientarse en un lugar desconocido, Juliane empezó a seguir el curso de un arroyo, con la esperanza de que éste la condujera hasta ríos más caudalosos, en donde podría habitar gente. Debido a que el río era cálido, pudo calentarse y no morir de frío, además de que el agua era potable. En algunos tramos tuvo que nadar, porque presentaba cierta profundidad. Los cocodrilos de la zona no le atacaron. Aunque observó algunas frutas en los árboles, no se las comió porque sabía que eran venenosas.

Fueron días aciagos, en los que debió hacer frente a un calor insoportable, a las picaduras de los mosquitos, y al peligro de que se le apareciera un animal salvaje. Juliane no sabía que se encontraba a más de 600 km de cualquier centro habitado, en plena Amazonía peruana.

Tras diez días de caminata por la jungla, finalmente llegó a un río navegable y caminó por manglares y la orilla hasta dar con una canoa a motor y una choza, que servía de refugio para cazadores. No quiso robar la canoa, por lo que esperó varias horas hasta que los propietarios llegaran de vuelta. Entretanto, y dado que su cuerpo se había emparasitado con larvas de moscas, se roció con combustible para intentar limpiar la herida.

A la mañana siguiente, los cazadores, que eventualmente transitaban por dicho lugar, la encontraron en el refugio. La llevaron hasta su aldea, donde le dieron comida y le curaron las heridas más graves. Al día siguiente, Juliane fue llevada en canoa durante diez horas de viaje hasta el pueblo de Tournavista, donde le trasladaron en avión hasta Pucalpa para ser internada en el hospital. Allí, se reunió con su padre, en un emotivo reencuentro.

Las indicaciones de Juliane Köpcke ayudaron a dar con los restos del avión —se encontró la parte delantera casi intacta— y constatar que, si bien sobrevivieron 13 pasajeros, entre los cuales se encontraba el piloto del avión, que quedó muy malherido tras la caída, estos no vencieron a la selva y fallecieron en diversas circunstancias.

Vida posterior

“Tuve pesadillas durante muchos años, muchas por supuesto sobre la muerte de mi madre y de otras personas una y otra vez. La pregunta "¿fui yo la única superviviente?" resuena todavía en mi cabeza. Y lo hará para siempre”.



Juliane se trasladó a Alemania, donde se recuperó totalmente de sus heridas y continuó sus estudios, obteniendo su título en zoología y biología en 1987. La Dra. Juliane Diller, como se la conoce actualmente, se especializa en mamalogía, sobre todo en el estudio de murciélagos. Actualmente trabaja como bibliotecaria en la Colección zoológica del Estado de Bavaria en Múnich.




lunes, 11 de enero de 2021

WebCam Live del Vaticano (Plaza de San Pedro)

Cámara web en vivo desde la Plaza del San Pedro en el Vaticano. Activen el audio para escuchar el sonido ambiental, con suerte oirán las campanas de la catedral, que suenan cada quince minutos.

martes, 22 de diciembre de 2020

Calendario Lunar y Fenómenos Astronómicos para Venezuela año 2021



Todos los datos están calculados o expresados en la Hora del Meridiano de Greenwich (UTC) y/o la Hora Legal Venezolana (HLV) referida al meridiano 60° Oeste con respecto al Meridiano de Greenwich (0°), es decir:

HLV= Hora Meridiano de Greenwich (UTC) – 4 Horas


ENERO: LLUVIAS DE ESTRELLAS, MERCURIO Y LUNA

2 y 3 de enero: Lluvia de estrellas Cuadrántidas. Se cree que esta lluvia es producida por los restos del cometa 2003 EH y sus destellos surgen desde la constelación Bootes.

24 de enero: Máxima elongación oriental de Mercurio. Observación favorable para este planeta que normalmente es difícil de captar a simple vista.

28 de enero: Luna de lobo. La Luna estará ubicada en el lado opuesto de la Tierra como el Sol y su cara estará completamente iluminada en fase llena.


FEBRERO: LUNA DE NIEVE 

27 de febrero: Luna Nieve. Esta luna llena era conocida así por las primeras tribus nativas americanas porque las nevadas más fuertes generalmente caían durante esta época del año.


MARZO: MERCURIO, VENUS, LUNA LLENA

6 de marzo: Máxima elongación occidental de Mercurio. Es el mejor momento para observarlo justo antes del amanecer.

20 de marzo: Equinoccio de primavera. La primavera oficialmente entrará a las 09:27 UTC en el hemisferio norte, y el otoño en el hemisferio sur.

20 de marzo: Máxima elongación occidental de Venus. Este es el mejor momento para ver Venus.

28 de marzo: Luna llena de gusanos. Recibe ese nombre porque según las tribus nativas , esta era la época del año en que la tierra comenzaría a ablandarse y las lombrices de tierra reaparecerían.


ABRIL: LLUVIA DE ESTRELLAS Y SUPERLUNA

22 y 23 de abril: Lluvia de estrellas Líridas. Los destellos de la Líridas provienen de partículas de polvo dejadas por el cometa C/1861 G1 Tatcher. Su lapso va desde el 16 al 25 de abril, con su punto máximo entre la noche del 22 y la madrugada del 23.

27 de abril: Superluna Rosa.  La primera de tres superlunas que nos depara el 2021. Nuestro satélite estará más cercano a la Tierra, así que parecerá más brillante y grande de lo normal.


MAYO: LLUVIA ETA Y LUNAS

6 y 7 de mayo: Lluvia Eta Acuáridas. Esta lluvia de meteoritos supera a la media, produce alrededor de 60 meteoros por hora en su punto más alto. Con un periodo que va del 19 de abril hasta el 28 de mayo.

26 de mayo: Superluna de Flores.  La Luna estará ubicada en el lado opuesto de la Tierra como el Sol y su cara estará completamente iluminada. La segunda superluna del 2021, estará cerca de su aproximación más cercana a la Tierra y puede parecer un poco más grande y brillante de lo habitual.

26 de mayo: Eclipse total de luna. El primero de dos eclipses lunares y el único total del año.


JUNIO: ECLIPSE, VERANO Y LUNA DE FRESA

10 de junio: Eclipse solar anular. Ocurre cuando la Luna está demasiado lejos de la Tierra para cubrir completamente el Sol.

21 de junio: Solsticio de verano (hemisferio norte)

24 de junio: Superluna de Fresa. La última de las tres superlunas del 2021. Se le conoce como Luna de la Fresa, gracias a que las tribus nativas americanas señalaban esta época del año para recoger la fruta madura. También coincide con el pico de la temporada de cosecha de fresas.


JULIO: LUNA CIERVO, LLUVIA DE ESTRELLAS

4 de julio: Luna llena del ciervo. 

28 y 29 de julio: Lluvia de estrellas Delta Acuáridas. La lluvia corre anualmente del 12 de julio al 23 de agosto.


AGOSTO: SATURNO, JÚPITER, LLUVIA DE ESTRELLAS Y LUNA AZUL

2 de agosto: Saturno en oposición. Será el mejor momento para ver y fotografiar a Saturno y sus lunas. 

12 y 13 de agosto: Lluvia de estrellas Perseidas. Es una de las principales lluvias de meteoros del año, con 60 destellos por hora en su punto más alto.

19 de agosto: Júpiter en oposición más cercano a la Tierra, mientras el Sol lo ilumina intensamente. 

22 de agosto: Luna Azul.  Representa la cuarta luna llena de la estación, por lo que recibe el nombre de Luna Azul.


SEPTIEMBRE: LUNA DE COSECHA Y EQUINOCCIO DE OTOÑO

20 de septiembre: Luna de Maíz o Luna de Cosecha. La Luna estará ubicada en el lado opuesto de la Tierra como el Sol y su cara estará completamente iluminada. Será la oportunidad para conectar y atraer todo aquello que hemos sembrado durante el año.

22 de septiembre: Equinoccio de otoño.


OCTUBRE: LLUVIA DE ESTRELLAS DRACÓNIDAS Y LUNA DE SANGRE

7 de octubre: Lluvia de estrellas Dracónidas. Es de las lluvias menores del año, con tan solo 10 destellos por hora.

20 de octubre: Luna de Sangre.  La Luna llegará a su fase llena y estará ubicada en el lado opuesto de la Tierra con su cara completamente iluminada.

21 y 22 de octubre: Lluvia de estrellas Oriónidas. Es producida por los granos de polvo que dejó el cometa Halley, corre anualmente del 2 de octubre al 7 de noviembre.


NOVIEMBRE: 

4 y 5 de noviembre: Lluvia de estrellas Táuridas. Esta lluvia es pequeña y solo produce entre 5 y 10 meteoros por hora.

17 y 18 de noviembre: Lluvia de estrellas Leónidas. Esta lluvia producirá 15 meteoros por hora entre la noche del 17 y la madrugada del 18.

19 noviembre: Luna llena del castor y eclipse lunar parcial.


DICIEMBRE:

4 de diciembre: Eclipse de Sol total. Ocurre cuando la luna bloquea completamente al Sol, revelando la hermosa atmósfera exterior del Sol conocida como corona. 

13 y 14 de diciembre: Lluvia de estrellas Gemínidas.

19 de diciembre: Luna llena. La luna fría se instala en el cosmos para recibir oficialmente las noches largas y oscuras.

21 de diciembre: Solsticio de invierno (hemisferio norte). La entrada oficial del invierno (solsticio de invierno) en el hemisferio norte y el primer día de verano (solsticio de verano) en el hemisferio sur llega en medio de diciembre. 

21 y 22 de diciembre: Lluvia de estrellas Úrsidas. Lleva el nombre de su punto radiante, que se encuentra en la constelación de la Osa Menor.


 

LUNA

FECHA

HORA (Venezuela)

OBSERVACIONES

Cuarto Menguante

06/01/2021

05:37

 

Luna Nueva

13/01/2021

01:00

 

Cuarto Creciente

20/01/2021

17:01

 

Luna Llena

28/01/2021

15:16

Luna del lobo. También conocida como luna vieja. Noches de frío y de lobos aullando. Primera luna llena del año.

Cuarto Menguante

04/02/2021

13:37

 

Luna Nueva

11/02/2021

15:06

 

Cuarto Creciente

19/02/2021

14:47

 

Luna Llena

27/02/2021

04:17

Luna de nieve. Tiempo de nevadas y escasez de alimento. También se la conoce cómo luna llena del hambre.

Cuarto Menguante

05/03/2021

21:30

 

Luna Nueva

13/03/2021

06:21

 

Cuarto Creciente

21/03/2021

10:40

 

Luna Llena

28/03/2021

14:48

Luna del gusano. Luna de tormenta, luna del cuervo o luna del halcón en otras culturas.

Cuarto Menguante

04/04/2021

06:02

 

Luna Nueva

11/04/2021

22:31

 

Cuarto Creciente

20/04/2021

02:59

 

Luna Llena

26/04/2021

23:31

Luna rosada. Luna del viento o luna de la semilla. La primavera estalla de vida con lluvia y flores.

Cuarto Menguante

03/05/2021

15:50

 

Luna Nueva

11/05/2021

15:00

 

Cuarto Creciente

19/05/2021

15:13

 

Luna Llena

26/05/2021

07:14

Luna de las flores. También llamada luna de celebración / luna alegre / luna de la siembra / luna lechosa / luna florida.

Cuarto Menguante

02/06/2021

03:24

 

Luna Nueva

10/06/2021

06:53

 

Cuarto Creciente

17/06/2021

23:54

 

Luna Llena

24/06/2021

14:40

Luna de la fresa. También llamada luna del sol fuerte o luna de miel. Los días son largos llenos de luz y de energía expansiva.

Cuarto Menguante

01/07/2021

17:11

 

Luna Nueva

09/07/2021

21:16

 

Cuarto Creciente

17/07/2021

06:11

 

Luna Llena

23/07/2021

22:37

Luna del heno. Luna de bendiciones. La luna de Julio reparte con igualdad abundancia para ricos y pobres.

Cuarto Menguante

31/07/2021

09:16

Segunda luna del mes

Luna Nueva

08/08/2021

09:50

 

Cuarto Creciente

15/08/2021

11:19

 

Luna Llena

22/08/2021

08:02

Luna del grano. También conocida cómo luna del maíz / luna de la cebada / luna roja o luna de vino. Última luna llena del verano.

Cuarto Menguante

30/08/2021

03:13

 

Luna Nueva

06/09/2021

20:52

 

Cuarto Creciente

13/09/2021

16:39

 

Luna Llena

20/09/2021

19:55

Luna de cosecha más cercana al equinoccio de otoño. Tiempo de cosecha y agradecimiento. Visualmente se ve una luna más grande y dorada.

Cuarto Menguante

28/09/2021

21:57

 

Luna Nueva

06/10/2021

07:05

 

Cuarto Creciente

12/10/2021

23:25

 

Luna Llena

20/10/2021

10:57

Luna del cazador. También conocida como luna de la lechuza o luna del duelo. También es grande y dorada.

Cuarto Menguante

28/10/2021

16:05

 

Luna Nueva

04/11/2021

17:14

 

Cuarto Creciente

11/11/2021

08:46

 

Luna Llena

19/11/2021

04:57

Luna de la lechuza. También conocida cómo luna del duelo o luna helada.

Cuarto Menguante

27/11/2021

08:28

 

Luna Nueva

04/12/2021

03:43

 

Cuarto Creciente

10/12/2021

21:35

 

Luna Llena

19/12/2021

00:35

Luna fría. Luna de noches largas y frías. Si ocurre antes del Solsticio es "Luna de las largas noches". Si es después "Luna del roble". Última luna llena del año

Cuarto Menguante

26/12/2021

22:24

 


NOTA: Este calendario está en elaboración y revisión constante.


Fuentes: WRADIO, VERCALENDARIO



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...