martes, 31 de julio de 2012

Casa de veraneo de los Bolívar “en ruinas, a punto de desaparecer”

La casa colonial n°1, ubicada en la calle Real, está abandonada
"Queda en el casco histórico, más arriba del puesto de la Guardia Nacional. Para allá no hay paso, eso se cayó hace tiempo". La retahíla de frases obedece a las direcciones que tienen los lugareños de Macarao sobre la casa de María Antonia Bolívar, la hermana del Libertador.

Pese a que la edificación era parte de las propiedades de la familia del prócer, su antigüedad e importancia histórica no han sido suficientes para rescatarla o conservarla.

A pocos kilómetros de la última morada de la mayor de los Bolívar, está instalado el Grupo de Acciones de Comando de la Guardia Nacional.
Los vecinos refieren que desde la laguna custodiada por los militares se ve el techo de lo que parece un granero. Aseguran que allí hallaron una espada como las que usaba el Libertador. Hay varias herramientas usadas hace varios siglos para moler café, también algunos bloques de adobe. Los registros gráficos no son posibles. El recorrido por el intrincado camino toma al menos un par de horas, está lleno de maleza que no se limpia desde hace un año.

Julio Ochoa, miembro del Consejo Comunal Altos de la Cruz en Macarao, visitó el lugar hace 20 años. "A esa casa se le tumbaron varias paredes para hacer el dique La Acequia. Ya ahí no queda casi nada. Dicen que cuando hicieron la represa, uno de los maquinistas desapareció porque vio un entierro de morocotas", indica.

El líder vecinal atesora uno de los pocos registros que se guardan de la casa. Es una foto del diario El Heraldo de Antímano, que en su edición del 1° de septiembre de 1997, llamaba al Gobierno a rescatarla.

En el lugar, habitado principalmente por portugueses, había sembradíos de frutas y flores, que fueron eliminados para levantar el acueducto.

Sin voluntad
Iris Rangel, directora de la Asociación Civil para el Rescate del Patrimonio Histórico de Venezuela, señala que la casona y otras construcciones de los siglos XVIII y XIX están abandonadas.

"Aquí no hay voluntad política para recuperar lo que se debe. No hay ningún Gobierno que se haya dedicado a eso.

Esa casa tiene un valor histórico. María Antonia iba frecuentemente allá a refugiarse, cuando había problemas políticos en Caracas. El que esté en ruina total no quiere decir que no se deba reconstruir", dice.

Pese a que varias propiedades de la familia Bolívar se encuentran en ruinas o deterioradas, no han recibido la misma atención que la exhumación e investigación sobre la enfermedad o el rostro del Libertador.

La experta enumera otras edificaciones que, pese a su valor, están desatendidas: la casa Bolívar de Araure, en la que se planeó la batalla de Araure librada en diciembre de 1813; la hacienda San Bernardo en los Valles del Tuy era del papá de María Teresa del Toro, esposa de Bolívar; la hacienda de La Urbina en la que pernoctaron quienes emigraron a Oriente está invadida desde hace años; también la hacienda El Cristo en las faldas del Ávila en Guatire y la casa de Las Ayala.

Desaparecida del catálogo

La casa de veraneo de la familia Bolívar ubicada en Macarao era un solar para el descanso entre la montaña.

El lugar, que ahora es parte del Parque Nacional Macarao, está muy cerca del río del mismo nombre, que servía de esparcimiento a quienes habitaban en las haciendas cercanas.

Los datos contenidos en el libro de la historiadora Inés Quintero, La Criolla Principal, indica que en la casona se cultivaba caña y café. En varias oportunidades Simón Bolívar visitó a su hermana en la retirada estancia.

El Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano ­elaborado por Fundapatrimonio entre 2004 y 2007­ contiene varias edificaciones coloniales que son más antiguas o con los mismos años de la vieja casona.

Hay información y fotos de la iglesia Nuestra Señora del Rosario de Curucay, que servía de cementerio en la época colonial; la plaza Bolívar, cuya estatua pedestre tiene la talla similar a la del Libertador; el cementerio del pueblo, la plaza Virgen del Carmen y el torreón o trapiche del barrio El Ciprés. La casa, sin embargo, fue borrada de la historia.

Los frisos deteriorados de dos casas antiguas ubicadas en la calle Real revelan que tienen más de 200 años.

Ambas, pese a ser propiedad privada, también están en el catálogo. Sin embargo, también están deterioradas.

En el catálogo se recomienda que "la autoridad municipal deberá iniciar un procedimiento para salvaguardar el bien o para obligar a su conservación y notificar al Instituto del Patrimonio Cultural sobre estas actuaciones".

Los vecinos dicen que nadie se ha preocupado por rescatarlas.

FUENTE: EL NACIONAL

1 comentario:

Por favor, déjame tus comentarios...

Debido al alto número de mensajes de SPAM, es necesario que te identifiques para poder comentar.

No están permitidos los comentarios ofensivos, denigrantes, obscenos, con contenido político, racista o similar. Los que incumplan estas simples normas serán eliminados.

Gracias...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...