domingo, 26 de octubre de 2014

Qué hacer cuando se rompe un bombillo ahorrador



La Agencia de Medio Ambiente de la ONU recomienda precaución al manipular fragmentos de focos rotos que liberan vapores tóxicos del Mercurio.

De acuerdo con la Organización Mundial para la Salud, si un bombillo ahorrador se rompe debemos seguir los siguientes pasos: 

  1. Salir del lugar donde ocurrió el accidente por espacio de 20 minutos, para evitar la inhalación de los gases de mercurio.
  2. No barrer, ni aspirar el área.
  3. Utiliza guantes de goma y cubrirse la boca.
  4. Recoge los fragmentos grandes y colocarlos en la caja.
  5. Recoger los fragmentos pequeños y astillas con un papel o pedazo de cartón y colocarlos en la caja.
  6. Limpiar la zona utilizando un paño húmedo.
  7. Colocar el paño dentro de la caja
  8. Sellar la caja utilizando cinta adhesiva.
  9. Rotular el contenido de la caja: “MERCURIO”
  10. Llevar la caja a un área donde se traten los desperdicios potencialmente peligrosos
Los llamados bombillos ahorradores también tienen su lado oscuro. Aunque en efecto aportan luz blanca, consumen menos energía y duran mucho más que los focos tradicionales, uno de sus componentes es el Mercurio, Hg, metal pesado identificado como una de las más severas fuentes de envenenamiento.
Mientras el elemento químico permanece atrapado dentro del mecanismo no representa peligro alguno para la salud, pero cuando éste se libera comienza el riesgo de contaminación con todas sus consecuencias. Para evitar la exposición a los tóxicos vapores del “azogue” que este tipo de focos aloja en su interior, la Agencia de Medio Ambiente de la ONU ha publicado las recomendaciones a seguir cuando sea necesario desechar los restos de un bombillo ahorrador roto o quemado.

Efectos tóxicos del Hg:
El Mercurio es un metal pesado altamente venenoso cuya acumulación en el organismo puede producir daño renal, pulmonar y cerebral, alteración del sistema nervioso, reacciones alérgicas en la piel, irritación de los ojos, sordera, pérdida de la memoria, vómitos y diarreas, efectos negativos en el sistema reproductivo, dificultad en el proceso de aprendizaje en los niños y hasta depresión. Indiscutiblemente hay muchas fuentes de Mercurio en el ambiente. Los bombillos ahorradores no son la única, pues también podemos encontrarlo en el agua, el aire y algunos alimentos. Por eso es importante destacar que aun cuando un único contacto con un bombillo ahorrador roto no reviste peligro determinante para una persona, siempre existe el riesgo de acumulación de Mercurio en el organismo, donde a la postre sí puede producir efectos tóxicos de relevancia.

De ahí la importancia de saber que un bombillo ahorrador que se rompe en casa no debe ser tratado como basura normal y corriente. Sus vapores tóxicos penetran por los poros. También ingresan al aire y de allí al resto del medio ambiente. La contribución que cada persona pueda hacer en este sentido es muy valiosa, tomando en cuenta que el uso de los llamados bombillos ahorradores está bastante generalizado en algunos lugares del mundo, aunque por lo pronto solamente se fabrican en países como China, donde la normativa legal no tiene precisamente estándares ambientales ampliamente reconocidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, déjame tus comentarios...

Debido al alto número de mensajes de SPAM, es necesario que te identifiques para poder comentar.

No están permitidos los comentarios ofensivos, denigrantes, obscenos, con contenido político, racista o similar. Los que incumplan estas simples normas serán eliminados.

Gracias...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...