martes, 3 de octubre de 2017

Declaración del Tirol (sobre las mejores prácticas en deportes de montaña)

(K2)

"Amplía tus límites,
abre tu espíritu
y aspira al máximo"
 
Aprobada por la Conferencia sobre "el futuro de los deportes de montaña", Innsbruck, Austria, del 6 al 8 de septiembre de 2002, apoyado por UIAA, OEAV y DAV, en el Año Internacional de las Montañas.

En todo el mundo hay millones de personas que practican el alpinismo, el excursionismo, el senderismo y la escalada en roca. En muchos países los deportes de montaña se han convertido en un factor muy importante de la vida cotidiana.

Difícilmente encontraremos otra actividad que abarque un espectro tan amplio de motivación como los deportes de montaña. Éstos no sólo ofrecen a la gente la oportunidad de conseguir objetivos personales, sino también practicar una importante actividad a lo largo de toda la vida. Entre los distintos motivos para estar activo en las montañas y rocas destacan los beneficios para la salud, el placer del movimiento, el contacto con la naturaleza e incentivos sociales, como la emoción por la exploración y la aventura.

La Declaración del Tirol sobre las mejores prácticas en los deportes de montaña, aprobada por la conferencia sobre el futuro de los deportes de montaña en Innsbruck el 8 de septiembre de 2002, contiene un conjunto de valores y máximas que aconsejan sobre las mejores prácticas en los deportes de montaña. No se trata de normas ni detalladas instrucciones, sino que:
  • Definen los valores fundamentales actuales de los deportes de montaña.
  • Contienen principios y normas de conducta.
  • Formulan los criterios éticos para la toma de decisiones en situaciones inciertas.
  • Presentan los principios éticos mediante los cuales la opinión pública pueda juzgar los deportes de montaña.
  • Instruye a los principiantes sobre los valores y principios morales de su deporte.

El propósito de la Declaración del Tirol es contribuir a conseguir que el potencial innato de los deportes de montaña se utilice como forma de esparcimiento y crecimiento como personas, así como para promover el desarrollo social, el entendimiento cultural y la conciencia medioambiental. Con este fin, la Declaración del Tirol aprovecha los valores tradicionales no escritos así como códigos de conducta inherentes al deporte y los amplía para conseguir las demandas de nuestros tiempos. Los valores fundamentales en los que se basa la Declaración del Tirol son vigentes para todos aquellos individuos que practican deportes de montaña en el ámbito mundial; ya sean excursionistas o senderistas, escaladores o alpinistas que pretenden llevar sus límites hasta elevadas altitudes. Incluso en aquellos casos en los que las directrices sobre la conducta sólo son importantes para una pequeña élite, una gran cantidad de las propuestas formuladas en la Declaración del Tirol están dirigidas a la comunidad de los deportes de montaña como un todo. Con estas sugerencias, lo que pretendemos especialmente es llegar a nuestros jóvenes, ya que ellos son el futuro de los deportes de montaña.

La Declaración del Tirol es un llamamiento para:
  • Aceptar los riesgos y asumir responsabilidades
  • Mantener tus objetivos según tus propios conocimientos y equipamiento.
  • Divertirse con medios adecuados e informar honestamente.
  • Esforzarse por lograr una buena práctica y no dejar nunca de aprender.
  • Ser tolerante, tener en cuenta al prójimo y ayudarse mutuamente.
  • Proteger el carácter salvaje y natural de montañas y acantilados
  • Apoyar a comunidades locales y su desarrollo sostenible.

La Declaración del Tirol se basa en la siguiente jerarquía de valores:
  • Dignidad humana – premisa según la cual los seres humanos han nacido libres e iguales en cuanto a la dignidad y los derechos y por tanto deberán tratarse unos a otros con espíritu de fraternidad. Deberá prestarse especial atención a que los hombres y mujeres tengan los mismos derechos.
  • Vida, libertad y felicidad – como derechos humanos inalienables y con especial responsabilidad en lo que se refiere a los deportes de montaña para contribuir a proteger los derechos de comunidades en zonas montañosas.
  • Mantener intacta la naturaleza – como responsabilidad para garantizar el valor ecológico y las características naturales de montañas y acantilados en todo el mundo. Esto incluye la protección de especies amenazadas de flora y fauna, sus ecosistemas y su paisaje.
  • Solidaridad – como oportunidad mediante la participación en los deportes de montaña para promover el trabajo en equipo, la cooperación y la comprensión y así superar los obstáculos de género, edad, nacionalidad, nivel de capacidad, origen social o étnico, religión o creencias.
  • Autoactualización – como posibilidad mediante la participación en los deportes de montaña de realizar un progreso significativo hacia importantes metas y conseguir la satisfacción personal.
  • Verdad – como reconocimiento de que en los deportes de montaña la honestidad es esencial para evaluar los logros. Si la arbitrariedad sustituye a la verdad, será imposible evaluar el rendimiento en la escalada.
  • Excelencia – como oportunidad mediante la participación en los deportes de montaña para luchar por objetivos anteriormente inalcanzables y para establecer estándares más elevados,
  • Aventura – como reconocimiento de que en los deportes de montaña la gestión del riesgo mediante la razón, conocimientos y responsabilidad personal es un factor esencial. La diversidad de los deportes de montaña permite que todos podamos elegir nuestra propia aventura, en la que deben equilibrarse las habilidades y los peligros.

Artículos de la Declaración del Tirol

Artículo 1 – Responsabilidad individual

MÁXIMA

Los alpinistas y escaladores practican su deporte en situaciones en las que se corren riesgos y en las que a veces no se dispone de ayuda exterior. Teniendo en cuenta esto, ellos practican esta actividad bajo su propia responsabilidad y son responsables de su propia seguridad. Los actos de los individuos no deberán poner en peligro a los que están a su alrededor ni al medio ambiente.

Artículo 2 – Espíritu de equipo

MÁXIMA

Los miembros del equipo deberán estar preparados para comprometerse con el fin de equilibrar los intereses y habilidades de todo el grupo.

Artículo 3 – Comunidad escaladora y alpinista

MÁXIMA

Debemos el mismo respeto a toda persona que nos encontremos en la montaña o en zonas rocosas. Incluso cuando se trata de condiciones de aislamiento o de mucha tensión, no deberíamos olvidar tratar a los demás como nos gustaría que lo hicieran con nosotros.

Artículo 4 – Viajes a países extranjeros

MÁXIMA

En calidad de huéspedes en culturas extranjeras, deberemos comportarnos siempre con educación y deberemos mantener la compostura con la gente de dicho país, nuestros anfitriones. Respetaremos las montañas sagradas así como otros lugares sagrados al tiempo que intentaremos beneficiar y ayudar a la economía local y la gente. La comprensión de otras culturas forma parte de toda la experiencia en la escalada.

Artículo 5 – Responsabilidades de los guías de montaña y otros líderes

MÁXIMA

Los guías de montaña profesionales, otros líderes y miembros de grupos deberán comprender sus respectivos papeles y respetar las libertades y derechos de otros grupos e individuos. Con el fin de estar preparados, los guías, líderes y miembros de grupos deberán conocer las demandas/peligros y riesgos del objetivo, poseer los conocimientos necesarios, experiencia y equipamiento adecuado, así como comprobar el tiempo y las condiciones.

Artículo 6 – Emergencias, peligro de muerte y fallecimiento

MÁXIMA

Con el fin de estar preparados frente a emergencias y situaciones que conlleven serios accidentes e incluso la muerte, todos los participantes en deportes de montaña deberán tener bien claros los riesgos y peligros así como la necesidad de poseer las habilidades adecuadas, conocimientos y equipamiento. Es necesario que todos los participantes estén preparados para ayudar al prójimo en caso de emergencia o accidente así como para afrontar las consecuencias de una tragedia.

Artículo 7 – Acceso y mantenimiento

MÁXIMA

Creemos que la libertad de acceso a las montañas y acantilados de forma responsable es un derecho fundamental. Siempre deberemos llevar a cabo nuestras actividades de modo sensible frente al medio ambiente y contribuir al mantenimiento de la naturaleza. Deberemos respetar las restricciones de acceso y las normas acordadas por escaladores con organizaciones y autoridades para el mantenimiento de la naturaleza.

Artículo 8 – Estilo

MÁXIMA

La calidad de la experiencia y el modo en cómo resolvamos un problema es más importante que el hecho de resolverlo. Luchamos por no dejar ningún rastro.

Artículo 9 – Primeros ascensos

MÁXIMA

El primer ascenso de una ruta o montaña es un acto creativo. Deberá realizarse en un estilo que como mínimo sea tan bueno como las tradiciones de la región y se deberá ser responsable con la comunidad de escalada local y las necesidades de futuros escaladores.

Artículo 10 – Patrocinio, publicidad y relaciones públicas

MÁXIMA

La cooperación entre patrocinadores y deportistas deber ser una relación profesional que beneficie al máximo los deportes de montaña. Es responsabilidad de la comunidad de los deportes de montaña, en todos sus aspectos, educar e informar a ambos medios y al público de forma constructiva.
 
Anexo 1 Máximas y directrices de la Declaración del Tirol

Artículo 1 – Responsabilidad individual

MÁXIMA

Los alpinistas y escaladores practican su deporte en situaciones en las que se corren riesgos y en las que a veces no se dispone de ayuda exterior. Teniendo en cuenta esto, ellos practican esta actividad bajo su propia responsabilidad y son responsables de su propia seguridad. Los actos de los individuos no deberán poner en peligro a los que están a su alrededor ni al medio ambiente.
  1. Nosotros elegimos nuestros objetivos según nuestros conocimientos actuales o bien los del equipo y según las condiciones en las montañas. También se debería considerar una opción válida el hecho de abstenerse de realizar el ascenso.
  2. Nos aseguramos de poseer la formación adecuada para conseguir nuestro objetivo, de haber planificado el ascenso o viaje cuidadosamente y de haber llevado a cabo los preparativos necesarios.
  3. Nos aseguramos de estar equipados adecuadamente en cada viaje y de saber cómo utilizar el equipamiento.

Artículo 2 – Espíritu de equipo

MÁXIMA

Los miembros del equipo deberán estar preparados para comprometerse con el fin de equilibrar los intereses y habilidades de todo el grupo.
  1. Todo miembro del equipo deberá tener en cuenta y ser responsable de la seguridad de los miembros de su equipo.
  2. No se deberá dejar solo a ningún miembro del equipo, si esto supone algún riesgo para su bienestar.

Artículo 3 – Comunidad escaladora y alpinista

MÁXIMA

Debemos el mismo respeto a toda persona que nos encontremos en la montaña o en zonas rocosas. Incluso cuando se trata de condiciones de aislamiento o de mucha tensión, no deberíamos olvidar tratar a los demás como nos gustaría que lo hicieran con nosotros.
  1. Hacemos todo lo posible por no dañar a otros y les avisamos de posibles peligros.
  2. Garantizamos que no se discrimine a nadie.
  3. En calidad de visitantes, respetamos las normas locales.
  4. No ponemos obstáculos ni molestamos a los demás más de lo que sea necesario. Dejamos pasar a grupos más rápidos. No ocupamos rutas por las que otros están esperando pasar.
  5. Nuestros informes sobre los ascensos reflejan sinceramente los acontecimientos del momento con todo detalle.

Artículo 4 – Viajes a países extranjeros

MÁXIMA

En calidad de huéspedes en culturas extranjeras, deberemos comportarnos siempre con educación y deberemos mantener la compostura con la gente de dicho país, nuestros anfitriones. Respetaremos las montañas sagradas así como otros lugares sagrados al tiempo que intentaremos beneficiar y ayudar a la economía local y la gente. La comprensión de otras culturas forma parte de toda la experiencia en la escalada.
  1. Trataremos siempre a la gente del país que se visita con amabilidad, tolerancia y respeto.
  2. Cumpliremos estrictamente las normas sobre montañismo puestas en práctica por el país anfitrión.
  3. Se recomienda leer sobre la historia, sociedad, estructura política, arte y religión del país que se visita antes de emprender el viaje para mejorar nuestro conocimiento de su gente y su entorno. Se recomienda solicitar asesoramiento oficial en caso de incertidumbre política.
  4. Asimismo, también es prudente desarrollar algunos conocimientos básicos del idioma de nuestro país anfitrión: formas de saludar, solicitar por favor o dar las gracias, los días de la semana, la hora, los números, etc. Es increíble ver cómo esta pequeña inversión mejora la calidad de la comunicación. De este modo, contribuimos al entendimiento entre las culturas.
  5. No dejaremos pasar nunca la oportunidad de compartir nuestros conocimientos sobre montañismo con gente del país que se muestre interesada. El mejor marco para el intercambio de experiencias se halla al unirse a expediciones con alpinistas del país que se visita.
  6. Deberemos evitar a toda costa ofender las creencias religiosas de nuestros anfitriones. Por ejemplo, no deberemos mostrar partes de nuestro cuerpo desnudas en aquellos lugares, en los que sea inaceptable por cuestiones religiosas o sociales. En caso de que ciertas expresiones de otras religiones estén más allá de nuestra compresión, seremos tolerantes y evitaremos juzgarlas.
  7. Ofreceremos toda la ayuda posible a los habitantes del lugar en caso de que la precisen. Por regla general, el médico de una expedición está en posición de cambiar considerablemente la vida de una persona gravemente enferma.
  8. Con el fin de beneficiar económicamente a las comunidades de montaña, compraremos productos autóctonos, siempre que sea viable, y aprovecharemos los servicios locales.
  9. Poseeremos el ánimo necesario para ayudar a las comunidades de montaña locales iniciando y apoyando facilidades que sean favorables a un desarrollo sostenible, por ejemplo, servicios de formación y educación o empresas económicas compatibles ecológicamente.

Artículo 5 – Responsabilidades de los guías de montaña y otros líderes

MÁXIMA

Los guías de montaña profesionales, otros líderes y miembros de grupos deberán comprender sus respectivos papeles y respetar las libertades y derechos de otros grupos e individuos. Con el fin de estar preparados, los guías, líderes y miembros de grupos deberán conocer las demandas/peligros y riesgos del objetivo, poseer los conocimientos necesarios, experiencia y equipamiento adecuado, así como comprobar el tiempo y las condiciones.
  1. El guía o líder deberá informar al cliente o grupo sobre los riesgos inherentes de un ascenso y el nivel de peligro actual y en caso de que posean la experiencia adecuada les implicará en el proceso de la toma de decisión.
  2. La ruta seleccionada deberá ser proporcional a los conocimientos y experiencia del cliente o grupo para así garantizar que sea una experiencia lúdica y productiva.
  3. En caso necesario, el guía o líder determinará los límites de su propia capacidad y cuando sea adecuado se dirigirá a los clientes o grupos para que sean más buenos colegas. Será responsabilidad de los clientes y miembros del grupo determinar si creen que un riesgo o peligro es demasiado grande y si se debe considerar el abandono u otra alternativa.
  4. En circunstancias tales como el alpinismo extremo y ascensos a elevadas alturas, los guías y líderes deberán dar instrucciones a sus clientes y grupos para garantizar que todos sean plenamente conscientes de los límites o de la ayuda que dichos guías y líderes pueden proporcionar.
  5. Los guías locales informarán a los colegas que les visiten sobre las características distintivas de la zona y las condiciones actuales.

Artículo 6 – Emergencias, peligro de muerte y fallecimiento

MÁXIMA

Con el fin de estar preparados frente a emergencias y situaciones que conlleven serios accidentes e incluso la muerte, todos los participantes en deportes de montaña deberán tener bien claros los riesgos y peligros así como la necesidad de poseer las habilidades adecuadas, conocimientos y equipamiento. Es necesario que todos los participantes estén preparados para ayudar al prójimo en caso de emergencia o accidente así como para afrontar las consecuencias de una tragedia.
  1. Ayudar a alguien en problemas deberá ser prioritario a conseguir los objetivos que nos propusimos en la montaña. El hecho de salvar una vida o reducir el daño en la salud de una persona herida se valora mucho más que el más duro de los principales ascensos.
  2. En caso de emergencia, si no se dispone de ayuda exterior y estamos en posición de ayudar, deberemos estar preparados para dar el apoyo que podamos a las personas en problemas siempre que sea viable sin poner en peligro nuestra propia vida.
  3. Deberá atenderse el máximo posible a aquél que esté herido de gravedad o se esté muriendo y ofrecerle todo el apoyo humano posible.
  4. En caso de que se trate de una zona muy remota y sea imposible recuperar el cuerpo, deberán proporcionarse indicaciones a los habitantes del lugar con la mayor exactitud posible con el fin de identificar el cuerpo.
  5. Las pertenencias personales, como la cámara, el diario, el bloc de notas, fotografías, cartas y otros enseres personales deberán guardarse y entregarse a la familia del difunto.
  6. Bajo ninguna circunstancia podrán publicarse fotografías del difunto sin el previo consentimiento de la familia.

Artículo 7 – Acceso y mantenimiento

MÁXIMA

Creemos que la libertad de acceso a las montañas y acantilados de forma responsable es un derecho fundamental. Siempre deberemos llevar a cabo nuestras actividades de modo sensible frente al medio ambiente y contribuir al mantenimiento de la naturaleza. Deberemos respetar las restricciones de acceso y las normas acordadas por escaladores con organizaciones y autoridades para el mantenimiento de la naturaleza.
  1. Respetamos las medidas para la preservación de entornos rocosos y montañosos así como la fauna y flora que sustentan y alentamos a nuestros compañeros alpinistas a que hagan lo mismo. Evitando el ruido, luchamos por reducir el máximo posible las molestias a la fauna.
  2. A ser posible, accedemos a nuestro destino con transporte público o bien con flotas de automóviles para minimizar el tráfico en las carreteras.
  3. Para evitar la erosión y no molestar a la fauna, nos mantenemos en los senderos durante los acercamientos y descensos y, en la selva, tomamos la ruta más compatible ecológicamente.
  4. Durante las épocas de cría y anidación de especies que residen en acantilados respetamos las restricciones de acceso de temporada. Siempre que nos enteremos de alguna actividad de cría, deberemos explicárselo a los compañeros y asegurarnos que se mantienen fuera del alcance de la zona de anidación.
  5. En los primeros ascensos, debemos tener cuidado de no dañar los biotopos o especies únicas de plantas y animales. Al equipar y reestructurar rutas, deberemos tomar todas las precauciones para minimizar el impacto medioambiental.
  6. Deben tenerse muy en cuenta las fatales consecuencias que puede tener el hecho de que un lugar se convierta en popular y se produzca la manipulación de parabolts. Si se concentra mucha gente puede llegar a haber problemas de acceso.
  7. Minimizamos el daño a las rocas utilizando las técnicas de protección menos perjudiciales.
  8. No sólo devolvemos nuestra propia basura a la civilización, sino que también recogemos la que hayan dejado otros.
  9. En caso de falta de instalaciones sanitarias, nos mantenemos a una distancia adecuada de casas, campamentos, arroyos, ríos o lagos al tiempo que defecamos y tomamos todas las medidas necesarias para evitar dañar el ecosistema. Evitamos ofender los sentimientos estéticos de otras personas. En zonas muy frecuentadas con un bajo nivel de actividad biológica, los alpinistas suelen tener problemas para ocultar sus heces.
  10. Mantenemos el campamento limpio, evitando el máximo posible la basura o bien disponemos nuestros residuos de forma adecuada. Todo el material de montaña, cuerdas fijas, tiendas y botellas de oxígeno, debe sacarse de la montaña.
  11. Intentamos mantener el consumo de energía al mínimo. Sobre todo, en países con escasez de árboles, evitamos cualquier acción que pueda contribuir a la disminución de los bosques. En países con bosques en peligro, deberemos llevar el combustible adecuado para preparar la comida de todos los participantes de la expedición.
  12. Deberá minimizarse el turismo con helicóptero, ya que perjudica la naturaleza o cultura.
  13. En caso de conflicto por temas de acceso, los propietarios de la tierra, las autoridades y las asociaciones deben negociar para encontrar soluciones satisfactorias para todas las partes.
  14. Nosotros tomamos parte activa en la puesta en práctica de dichas normas, sobre todo publicándolas y estableciendo la infraestructura necesaria.
  15. Junto con las asociaciones de montaña y otros grupos de conservación nos mantenemos activos en el ámbito político para proteger los hábitats naturales y el entorno.

Artículo 8 – Estilo

MÁXIMA

La calidad de la experiencia y el modo en cómo resolvamos un problema es más importante que el hecho de resolverlo. Luchamos por no dejar ningún rastro.
  1. Aspiramos a mantener el carácter original de todos los ascensos, sobre todo aquellos de significado histórico. Esto significa que los alpinistas no deberán aumentar la protección fija en rutas ya existentes. La excepción se cumple en caso de que haya consenso local, incluida la aprobación de los primeros que ascendieron, para cambiar el nivel de una protección fija colocando material nuevo o substituyendo el ya existente.
  2. Respetamos la diversidad de las tradiciones regionales y no trataremos de imponer nuestro punto de vista por encima de otras culturas alpinistas; tampoco aceptaremos que nos impongan su modo de hacer.
  3. Las rocas y montañas son un recurso limitado para la aventura que debe ser compartido por alpinistas con distintos intereses y durante muchas generaciones que están por venir. Sabemos que las generaciones futuras necesitarán encontrar sus propias nuevas aventuras en este recurso limitado. Procuramos manipular los peñascos y montañas de forma que no roben ninguna oportunidad al futuro.
  4. En una región en la que se aceptan los parabolts, se anhela poder mantener rutas, secciones de acantilados o acantilados completos sin parabolts para así mantener un refugio para la aventura y respetar los distintos intereses alpinistas.
  5. Las rutas protegidas de forma natural pueden ser tan divertidas y seguras para los alpinistas como las rutas llenas de parabolts. La mayoría de los alpinistas pueden aprender a colocar de forma segura protecciones naturales y deberían ser instruidos en el hecho de que esto enriquece la aventura y es una experiencia rica y natural con una seguridad comparable, una vez se han aprendido las técnicas.
  6. En caso de que los intereses del grupo sean distintos, los alpinistas deberán resolver sus diferencias con el diálogo y la negociación para evitar que se prohiba el acceso.
  7. Las presiones comerciales nunca deberán influir en la ética alpinista de una persona o zona.
  8. El buen estilo en las grandes montañas implica no utilizar cuerdas fijas, drogas para mejorar el rendimiento ni oxígeno embotellado.

Artículo 9 – Primeros ascensos

MÁXIMA

El primer ascenso de una ruta o montaña es un acto creativo. Deberá realizarse en un estilo que como mínimo sea tan bueno como las tradiciones de la región y se deberá ser responsable con la comunidad de escalada local y las necesidades de futuros escaladores.
  1. Los primeros ascensos deberán ser responsables con el medio ambiente y compatibles con las normativas locales, los deseos de los terratenientes y los valores espirituales de la población local.
  2. No estropearemos la montaña picándola o agujereándola.
  3. En las zonas alpinas, los primeros ascensos deberán realizarse exclusivamente desde abajo (sin prefijar material desde arriba).
  4. Una vez se muestre todo el respeto hacia las tradiciones locales, dependerá del primer montañero determinar el nivel de protección fija en su ruta (teniendo en cuenta los consejos del artículo 8).
  5. En zonas calificadas como selvas o reservas naturales por los gestores de los terrenos o bien por la comisión de acceso local, los parabolts deberán estar restringidos al mínimo absoluto para preservar el acceso.
  6. La perforación de agujeros y la colocación de herramientas de forma fija en el primero de los ascensos con asistencia deberá ceñirse estrictamente a un mínimo (deberá evitarse la colocación de parabolts así como la sujeción de anclajes de seguridad, a nos ser que sea absolutamente necesario)
  7. Las rutas de aventura deberán dejarse tan naturales como sea posible, confiando en la protección que se puede extraer, siempre que dispongamos de ella, y utilizando parabolts sólo cuando sea necesario y atenerse siempre a las tradiciones locales.
  8. El carácter independiente de las rutas adyacentes no deberá ponerse en peligro.
  9. Al informar sobre los primeros ascensos, será importante informar acerca de los detalles con la mayor exactitud posible. La honestidad e integridad de un alpinista se presuponen a no ser que se perciba una clara evidencia de que no es así.
  10. Las montañas de elevadas altitudes son un recurso limitado. Alentamos encarecidamente a los alpinistas a utilizar el mejor estilo posible.

Artículo 10 – Patrocinio, publicidad y relaciones públicas

MÁXIMA

La cooperación entre patrocinadores y deportistas deber ser una relación profesional que beneficie al máximo los deportes de montaña. Es responsabilidad de la comunidad de los deportes de montaña, en todos sus aspectos, educar e informar a ambos medios y al público de forma constructiva.
  1. La comprensión mutua entre el patrocinador y el deportista es necesaria para definir los objetivos comunes. Las distintas facetas de los deportes de montaña requieren una clara identificación de la experiencia específica de ambos, el deportista y el patrocinador, para maximizar las oportunidades.
  2. Con el fin de mantener y mejorar su nivel de rendimiento, los alpinistas dependen del apoyo continuo de sus patrocinadores. Por este motivo, es importante que los patrocinadores sigan apoyando a sus socios incluso después de varios fracasos. En ningún caso, el patrocinador podrá presionar al alpinista para mejorar su rendimiento.
  3. Con el fin de establecer una presencia fija en todos los medios, se deberán fijar y mantener claros canales de comunicación.
  4. Los alpinistas deberán ser muy realistas con los sufrimientos al informar sobre sus actividades. Una información detallada mejora no sólo la credibilidad del alpinista, sino también la reputación pública de su deporte.
  5. El deportista es el responsable final de mostrar al patrocinador y a los medios la ética, el estilo y la responsabilidad social y medioambiental citada en la Declaración del Tirol.

Anexo 2 El pluralismo de los deportes de montaña

El alpinismo moderno abarca un amplio espectro de actividades que van desde el excursionismo y los rocódromos hasta la escalada deportiva y el alpinismo. El alpinismo comprende modalidades extremas como el alpinismo a elevadas altitudes y el alpinismo de expedición en altas cordilleras como los Andes o Himalaya. Aunque las líneas divisorias entre las distintas modalidades de alpinismo no son en ningún caso estrictas, la siguiente clasificación permite presentar de forma comprensible la gran diversidad de los modernos deportes de montaña.

Excursionismo y senderismo

Realizar excursiones a refugios de montaña y cimas es la modalidad más extendida de alpinismo. A menudo, una excursión de varios días a las montañas y otras zonas boscosas, sobre todo fuera de los caminos trillados, suele denominarse "trek" o caminata. El excursionismo se convierte en una modalidad que precisa mucha más técnica de alpinismo cuando deben utilizarse las manos para poder avanzar.

Escalada de vías ferratas

Cada vez son más populares las rutas en terrenos rocosos empinados equipados con cables de acero y travesaños de hierro. La zona hasta ahora reservada para la escalada en roca técnica se ha hecho más accesible mediante una elaborada infraestructura y sistemas de protección especiales.

Alpinismo clásico

En esta categoría, un montañero escalará una roca hasta un estándar de la UIAA del nivel 3 y ascenderá hasta un nivel de 50º de pendiente en nieve y hielo. Los objetivos típicos de esta categoría de escalada son las rutas normales de picos en zonas alpinas.

Esquí de montaña

Los seguidores de esta clásica modalidad de alpinismo utilizan esquís alpinos o telemark para subir montañas o cruzar cordilleras enteras. Debido a la complejidad de los conocimientos que se requieren, esta disciplina se halla entre las modalidades de alpinismo de más demanda y también más peligrosas.

La jerarquía de los "deportes de escalada"

Un sistema para clasificar los distintos tipos de escalada, introducido por Lito Tejada-Flores, ha demostrado su ayuda a la hora de describir las distintas facetas que ha adquirido la moderna escalada técnica. Cada una de las especializadas modalidades del "deporte" de la escalada se define mediante una serie de normas, informales, pero precisas, formuladas con el fin de mantener la dificultad de dicha tarea, y por lo tanto su interés. Cuanto mayor es el peligro en una escalada concreta debido al entorno natural, más indulgentes serán las restricciones de uso del equipo técnico. Cuanto menor sea el riesgo, más estrictas serán sus "normas".

Escalada en rocódromos

En los rocódromos, a menudo las difíciles secciones de roca cercana al suelo pueden salvarse utilizando una cuerda. El equipamiento permitido se reduce a las zapatillas de escalada, una bolsa con magnesio, y hoy en día, un protector contra caídas. La escalada en rocódromos se practica en rocódromos naturales y rocas así como en rocódromos artificiales.

Escalada en espacios artificiales

Hoy en día, la mayoría de escaladores utilizan paredes artificiales para entrenarse y divertirse, ya sea en casa, en un gimnasio o en el exterior. Un número cada vez más creciente de escaladores sólo escala en paredes artificiales. Asimismo, también existen nuevas modalidades como la escalada terapéutica y la escalada como arte, por ejemplo, danza o ballet.

Escalada deportiva

Las rutas entre uno y tres largos reciben el nombre de escalada deportiva. Debido a que suelen ser cortas y a la casi total ausencia de peligros objetivos, la "ética" del libre ascenso ha sido aceptada en el ámbito internacional para este tipo de escalada en las dos últimas décadas. Esto significa que una ruta sólo cuenta si no se han utilizado fijaciones en la roca para avanzar durante el ascenso.

Escalada continua

Si un ascenso es más largo de tres o cuatro largos recibe el nombre de ruta de escalada continua.

Escalada de gran pared/con asistencia

En este tipo de escalada desarrollada en el Yosemite Valley, los activistas ascienden paredes que no se pueden escalar libremente con equipamiento especialmente diseñado. Luchan en la medida de lo posible por evitar la perforación de agujeros para la colocación de parabolts u otros medios para avanzar, además de procurar dejar cuantas menos huellas posibles después de haber finalizado el ascenso.

Escalada alpina

En la "escalada alpina" los alpinistas no sólo deben enfrentarse a los problemas planteados por la escalada actual, sino también a los peligros "objetivos" de un entorno a menudo hostil en las altas montañas. Debido a que la supervivencia no siempre depende de la capacidad de superar con seguridad los problemas técnicos de una ruta, pero también a la velocidad del equipo, las normas no escritas del deporte alpino generalmente permiten la utilización de clavos y cuñas para avanzar. No obstante, desde finales de los años sesenta, los principios de la escalada libre cada vez se han utilizado más en las montañas altas. Mientras que a principios de la nueva era, el foco se centraba en la escalada libre de rutas realizadas normalmente con ayuda, no se tardó mucho en desarrollar nuevos ascensos con dificultad, propuestos según las normas más estrictas.
 
Uno de los aspectos más importantes de la escalada alpina es el ascenso de rutas de hielo. Esto abarca desde paredes heladas clásicas a empresas futuristas realmente duras. Uno de los tipos de escalada en hielo que recientemente se ha convertido en muy popular es el ascenso de cascadas heladas, estalactitas de hielo y roca helada. Las modernas mezclas de rutas de roca y hielo, a veces implican movimientos de roca muy dura con la ayuda de crampones y herramientas para el hielo. El deporte se rige por las normas de la escalada libre. El hielo y las rutas mixtas pueden abarcar desde cortas aventuras de un largo a operaciones con clavos en las cordilleras más elevadas que pueden durar varias semanas.

Escalada como aventura y escalada como deporte

La moderna terminología de la escalada hace una diferencia entre los estilos de aventura o escalada tradicional y la escalada como deporte.
La escalada como aventura o "trad" posee los siguientes elementos:
  • El rendimiento se juzga según la resistencia de tensión necesaria para el ascenso de una ruta.
  • El escalador es responsable de la colocación de protecciones o bien si debe escalar sin ellas.
  • Los errores cometidos por el líder pueden tener consecuencias muy drásticas.

La escalada como deporte se caracteriza según sigue:
  • La resistencia se juzga según el grado técnico de la ruta escalada.
  • El elemento cinético es el dominante.
  • Los parabolts permiten una protección perfecta.
  • Si las modernas técnicas de aseguramiento se utilizan adecuadamente, los errores de los líderes no acostumbran a castigarse severamente.

Los estilos de escalada como aventura y deporte se pueden utilizar tanto en riscos como en paredes alpinas.

Entre las versiones puras de escalada de aventura y escalada como deporte/placer existen muchas versiones híbridas.

Los distintos deportes y "filosofías" seguras corresponden a necesidades individuales distintas de los escaladores. La riqueza en las modalidades de los deportes de montaña aporta placer y autosatisfacción a un gran número de personas, un hecho del que nos alegramos mucho.

Tanto los amigos del deporte de la escalada como los partidarios de la filosofía aventurera tienen el derecho de escalar según sus deseos y capacidades.

Debería formar parte de nuestros objetivos mantener el pluralismo de los estilos de escalada, permitiendo que mantenga sus especiales arenas.

Escalada super-alpina

Esta disciplina de montaña utiliza las normas de la escalada alpina en terrenos de gran altitud en picos de seis, siete y ocho mil metros reservados a las expediciones tradicionales. En el deporte super-alpino no se pueden utilizar cuerdas fijas, ni ayuda del exterior, no se pueden montar campamentos ni utilizar botellas de oxígeno.

Escalada de expedición

Se han desarrollado dos modalidades de esta práctica: la primera modalidad tiene la función de permitir un número máximo de miembros para alcanzar cimas de gran prestigio en las cordilleras con grandes montañas mediante la ruta normal. Así se optimizan las posibilidades de éxito mediante el uso libre de porteadores, cuerdas fijas y oxígeno artificial.

Al contrario, la modalidad extrema de la escalada de expedición lucha por poner límites en la dificultad técnica con la ayuda del equipamiento más moderno excepto las botellas de oxígeno: cuerdas fijas, campamentos portátiles y depósitos para el equipo.




Fuente original en inglés: UIAA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, déjame tus comentarios...

Debido al alto número de mensajes de SPAM, es necesario que te identifiques para poder comentar.

No están permitidos los comentarios ofensivos, denigrantes, obscenos, con contenido político, racista o similar. Los que incumplan estas simples normas serán eliminados.

Gracias...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...