domingo, 18 de marzo de 2012

Gobierno Vasco cobra por primera vez un rescate a un escalador

Lo que todos temíamos ya es realidad: Los rescates serán pagados por los rescatados. Según el Gobierno Vasco, practicar montañismo es una actividad de alto riesgo (en eso estoy de acuerdo) y por eso los costos de los rescates deben ser pagados por cada accidentado (de quedar vivo, obviamente, ya que sería de muy mala sangre cobrarle a los familiares). Lo que no comparto es que se cobre el rescate a un DEPORTISTA y no se le cobre por ejemplo, a un conductor ebrio que no solo pone en riesgo su vida si no la de muchas otras personas. Debe cobrarse solo si se demuestra imprudencia, no por un accidente fortuito. De injusticias está lleno este absurdo mundo.

Dos meses y medio después de su entrada en vigor, el Departamento de Interior del Gobierno Vasco ha aplicado por vez primera la polémica tasa de rescates aprobada a finales de diciembre por el Parlamento. El afectado es un escalador vitoriano, de 28 años, que tuvo que ser auxiliado hace tres semanas por los equipos de emergencia coordinados por SOSDeiak tras precipitarse al vacío desde una altura de cerca de 20 metros en las paredes del enclave alavés de Atauri. La factura asciende a 2.417,41 euros que no saldrán del bolsillo de montañero accidentado, ya que afortunadamente estaba federado, por lo que será la compañía de seguros la que corra con los gastos derivados del operativo de salvamento.

El Consejero de Interior del Gobierno Vasco Rodolfo Ares ha tramitado la factura al escalador, según destacan sus compañeros, por cumplir uno de los supuestos contemplados para la aplicación del canon: estar practicando la escalada, un deporte catalogado como actividad de riesgo en la propia Ley de Tasas. La única forma de eludir el pago directo por parte del afectado es estar federado, como en este caso, ya que los costes de los rescates se incluyen dentro de la póliza colectiva. En el caso de los montañeros o senderistas, actividades no consideradas de riesgo, la tasa se cobrará solo en caso de que el rescatado haya ignorado una alerta meteorológica que desaconsejaba la salida o bien hubiese invadido una zona peligrosa o de acceso restringido. Interior insiste en que el objetivo de la medida no es recaudatorio, sino que trata acabar con la inasumible dinámica de rescates -uno cada tres días-, atajar las conductas imprudentes y fomentar el asociacionismo.

La factura girada al montañero alavés incluye una hora de servicio de un helicóptero (2.155,79 euros), un vehículo (39,14 euros) y seis agentes,(222, 48 euros, a razón de 37,08 por cada efectivo). En total, la cuenta asciende a 2.417,41 euros (unos 3,183.89 $ o Bs. 13690,73 al cambio oficial), que ya ha sido girada a la compañía de seguros Helvetia, con la que tiene contratada la póliza la Federación Vasca de Montaña. Según confirmó su presidente, Álvaro Arregi, la aseguradora se hará cargo de la factura, puesto que el montañero cumplía las condiciones, como es estar al día en el pago de las cuotas.

El accidente ocurrió el pasado 26 de febrero, jornada negra para el montañismo vasco en la que también hubo que lamentar el fallecimiento de un mendizale bilbaíno en el macizo del Anboto. Precisamente, el helicóptero que acudió a recuperar el cadáver fue el mismo que se tuvo que desplazar poco después hasta el término municipal de Arraia-Maeztu, en concreto hasta las paredes de Atauri.

Con esta primera factura, el Gobierno Vasco lleva a efecto una polémica medida que ha contado desde su origen con el frontal rechazo del colectivo de montañeros y espeleólogos vascos. De hecho, tras introducir unas demoledoras alegaciones al borrador de la ley, que prácticamente fueron ignoradas, la Federación vasca de Montaña ha dado un paso más con un recurso interpuesto por la vía contencioso-administrativa ante el Tribunal Constitucional, según detalló Álvaro Arregi. "Queremos dejar patente nuestro rechazo a una tasa discriminatoria, que se aplica a unas actividades deportivas sí y a otras no", lo que, según la federación, podría infringir el derecho constitucional a la igualdad. Arregi augura, además, que si se generaliza el cobro de rescates a los montañeros, las pólizas «se encarecerán» y la medida acabará repercutiendo en el bolsillo de los montañeros.


"Mi rescate ya estaba pagado, lo están cobrando dos veces", es lo que dice el escalador. "Estoy vivo de milagro. Como se suele decir, he vuelto a nacer". Joseba se recupera en su casa del gravísimo accidente que sufrió hace varias semanas, cuando disfrutaba de una de sus mayores pasiones: la escalada. Se precipitó al vacío desde una altura de más de 15 metros y afortunadamente puede contarlo, aunque le esperan meses de larga recuperación. Aunque la cuantía no salga de su bolsillo, no está de acuerdo con una medida a la que no le ve otro fin que el recaudatorio. "Mi rescate lo están cobrando dos veces. Tanto el helicóptero como los ertzainas y los servicios de emergencia ya están sufragados a través de los impuestos que pagamos todos", considera.


Como tantos otros domingos, Joseba (nombre falso, no quiere cobrar más protagonismo del que involuntariamente se ha ganado) acudió con un par de amigos a escalar a Atauri, una de las zonas más frecuentadas por los aficionados alaveses. "No sé muy bien que pasó, si tuve un problema con la cuerda, con los aseguramientos... Tengo un vago recuerdo de que me fui cayendo", relata este joven, de 28 años.Ya en el suelo, muy dolorido y pensando que de esta no salía, Joseba se sintió inmediatamente arropado por sus compañeros. "Tuve suerte porque en ese momento habría allí unas 20 personas, y no tengo ninguna duda de que estoy vivo gracias a ellas. Fue impresionante cómo se portaron todos, fue un rescate ejemplar, de manual". Entre los aficionados que en esos momentos escalaban en Atauri se encontraban dos bomberos y una enfermera, que enseguida se hicieron cargo de los primeros auxilios. También estaba uno de los mejores alpinistas del mundo, el vitoriano Eneko Pou.

Foto: Igor Hernández
Tras llamar al 112, los montañeros se dividieron por tareas: cuatro se dedicaron a atender al herido, otros acudieron al pueblo para facilitar el acceso a los servicios de emergencia... En menos de una hora, aparecieron los sanitarios con una pareja de Ertzainas que decidieron hacer el traslado en helicóptero. "Me izaron con el torno y me trasladaron hasta la academia de Arkaute". Entonces fue consciente de la suerte que había tenido. "Me enteré por un comentario de los ertzainas de que volvían de rescatar un cadáver del Anboto".Joseba fue operado de una grave lesión en la espalda. La terrible caída le ocasionó una fractura por estallido de una vértebra lumbar (la L3) y el 80% del conducto nervioso quedó taponado con residuos del hueso. "Los médicos me han dicho que he tenido mucha suerte". No le quedarán secuelas.


FUENTES: DEPARTAMENTO DE INTERIOR DEL GOBIERNO VASCODIARIO VASCO (1) / DIARIO VASCO (2) / HERMANOS POU

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, déjame tus comentarios...

Debido al alto número de mensajes de SPAM, es necesario que te identifiques para poder comentar.

No están permitidos los comentarios ofensivos, denigrantes, obscenos, con contenido político, racista o similar. Los que incumplan estas simples normas serán eliminados.

Gracias...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...